Foto: Archivo
Debe repararse el daño a las familias, expresa su representante en México, Jan Jarab

Tixtla, Gro. La desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa no puede quedar impune; además, el daño debe repararse a las familias de las víctimas y el gobierno ofrecer ‘‘la garantía de no repetición. No tenemos aún la garantía de que serán castigados los que tienen la responsabilidad criminal en este caso’’, consideró Jan Jarab, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos en México.

Jarab insistió en que se aborden ‘‘todas las líneas de investigación’’ para dar con el paradero de los jóvenes desaparecidos en Iguala, Guerrero, hace casi dos años.

Este miércoles, una comitiva de la ONU –encabezada por Jarab, Gabriela Gorjón y Pilar San Martín– fue recibida en la Normal de Ayotzinapa, ubicada en el municipio de Tixtla. Padres de familia y alumnos los recibieron con collares de flores amarillas y con el grito: ‘‘¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos’’.

Los representantes de la ONU se reunieron a puerta cerrada con padres y madres de los 43 desaparecidos, así como con Abel Barrera y Vidulfo Rosales, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, y Mario Patrón, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro.

Al final del encuentro, Jarab dijo a medios de comunicación: ‘‘Estamos aquí apoyando a las familias y también expresando nuestra profunda simpatía personal e institucional. Expresando nuestra admiración por la determinación con la cual las familias y las organizaciones no gubernamentales que les acompañan han conseguido mantener este proceso hasta hoy’’.

Indicó que el grupo de Naciones Unidas pretende ‘‘respaldar a las familias de los 43 estudiantes desaparecidos, y las otros heridos o que perdieron la vida en sus esfuerzos. Estamos en la búsqueda de cuatro pilares de los derechos humanos, como los conoce la ONU, que son la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición’’.

Consideró que en las pesquisas oficiales ‘‘hay que mencionar algunos hechos positivos, como saludar el establecimiento del mecanismo de seguimiento a partir de las recomendaciones del GIEI (Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes). Cuando hablamos de la no repetición (del caso Ayotzinapa) es que hay una dimensión que también quiero mencionar, que es el proceso de la adopción de la Ley General contra las Desapariciones’’.

Según Jarab, ‘‘no es que una ley inmediatamente vaya a cambiar todo en México. Pero es importante que se discuta. Vamos a insistir en que esta ley se adopte en una forma fuerte, porque da una posición importante a las familias de las personas desaparecidas y porque hay muchas otras en la República Mexicana’’.

Acotó que las autoridades mexicanas ‘‘saben que nuestra oficina, junto con el Sistema Interamericano, siguen insistiendo en que se aborden todas las líneas de investigación, en este caso, que se llegue a establecer con certidumbre el paradero de los 43 normalistas, y que evidentemente se establezca la responsabilidad de todos, no sabemos quiénes son todos los responsables, pero que sí se finque la responsabilidad a todos’’.

Señaló que aparentemente hay avances en la indagatoria sobre el caso Iguala, si bien ‘‘aún no sabemos toda la realidad y compartimos la frustración de las familias al no estar esclarecido el paradero de los 43 (estudiantes); no está esclarecida tampoco la responsabilidad criminal’’.

Sin embargo, concluyó, ‘‘vamos a necesitar tiempo siguiendo el caso para ver cómo estas tecnologías y cómo estas nuevas pistas van a dar el resultado concreto de la investigación y poder conocer la verdad’’.