Encabeza. El Obispo durante la ceremonia del fuego. Foto: Vanguardia/Orlando Sifuentes
Con una Catedral llena, respondieron creyentes católicos a la celebración presidida por el obispo Raúl Vera
No somos producto de una casualidad, la tierra tiene un proyecto de paz y justicia para todos”,
Raúl Vera, obispo.

Recordando las grandes intervenciones de Dios por la salvación, fue como dio inicio la  Vigilia Pascual del Sábado de Gloria, ceremonia solemne encabezada por el Obispo Raúl Vera en la Catedral de Saltillo.

Minutos después de las 21:00 horas, fue llevada a cabo la ceremonia del Fuego Nuevo como parte de las celebraciones de la Semana Mayor y que da paso al inicio de la Pascua en la iglesia Católica.

Con una Catedral Llena, respondieron creyentes católicos a la celebración en la que lectura a lectura se recordaron acontecimientos desde el inicio de la creación descritos en el Viejo Testamento hasta uno de los pasajes del Nuevo Testamento.

“Dios ha escogido esta tierra para ponernos a nosotros en él, encargarnos la responsabilidad de todas las energías y recursos para provecho de todos los seres vivientes”. Fue una de las reflexiones compartidas por el Obispo durante su sermón y minutos después de que las luces dentro del principal templo de Saltillo fueron encendidas como signo de la Resurrección del Señor.

“Hemos sido rescatados para no actuar con desinterés por los demás, liberados de una vida mediocre, debemos luchar por ese proyecto que viene a ser rescatado por Dios.... No somos producto de una casualidad, la tierra tiene un proyecto de paz y justicia para todos”, agregó Vera durante la reflexión.