Cortesía
Luego de los magníficos y decisivos números que pusieron Valdez con los Leones y Bustamante con Acereros, la Liga Mexicana de Beisbol los eligió como merecidos ganadores de sus respectivos premios

Fue una garantía en temporada regular y un deleite en los playoffs, incluso lanzó un juego completo, con blanqueada incluída, en la Serie del Rey y por eso César Valdez, de los Leones de Yucatán, fue elegido como el lanzador del año en la Liga Mexicana de Beisbol.

El derecho dominicano ya suma cinco temporadas en la pelota profesional de verano en México, en donde ha jugado para Laguna, Aguascalientes y Tabasco, pero fue con Yucatán donde realmente se consolidó como un pitcher dominante y por eso se ganó el puesto número uno en la rotación de los melenudos.

En este 2019 consiguió una marca de 15 triunfos por solo dos descalabros, además también líder en las categorías de carreras limpias permitidas con 2.26 y bases por bolas/hits por inning lanzado (WHIP) con 1.06.

Su gran temporada también incluyó destacados números como 122 ponches, quinto lugar global, 17 bases por bolas concedidas y sólo seis cuadrangulares permitidos en 147.2 entradas de labor.

La constancia demostrada en el montículo, que fue fundamental para que Leones accediera a la fase de playoffs, le valió este reconocimiento que los yucatecos no ganaban desde 2016 con Yoanner Negrín.

Cortesía

Bustamante el relevista

Por su parte Carlos Bustamante se consagró este 2019 como el mejor relevista en la Liga Mexicana de Beisbol gracias a sus buenos números con los Acereros de Monclova.

Fernando Salas había sido anunciado con bombo y platillo por parte del equipo monclovense para ocupar el puesto de cerrador en el 2019, pero luego de unos juegos, recibió oferta por parte de los Filis de Filadelfia en la Gran Caroa, dejando vacante el puesto.

Al mimo tiempo. Bustamante regresaba a México luego de probar suerte por dos años en las sucursales de los Diamondbacks de Arizona sin tener los resultados esperados, por lo que se ganó el puesto de cerrador estelar de inmediato.

Consiguió 27 salvamentos en 30 oportunidades, además de mantener un promedio de 2.57 en carreras limpias permitidas. En 49 entradas de trabajo, ponchó a 67 rivales y sólo concedió 16 bases por bolas.

A pesar de tener solo 25 años de edad, acumula ya tres títulos en la LMB, al haber sido parte de los rosters campeones de Tigres de Quintana Roo en 2015, Pericos de Puebla en 2016 y Acereros en 2019.

En la última campaña, sus actuaciones fueron vitales para que Monclova alcanzara la calificación a playoffs como segundo lugar de la Zona Norte.