El Congreso de la Ciudad de México develó con letras de oro en sus muros de honor la frase: "Mártires del 10 de Junio de 1971", en memoria de los estudiantes asesinados durante una marcha de apoyo a la Universidad Autónoma de Nuevo León, durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez.

A 48 años de "La masacre del jueves de Corpus", ayer se inauguró un memorial en honor a las víctimas de esos hechos en lo que fueron las instalaciones de la Dirección Federal de Seguridad, que durante esos años fue uno de los lugares donde se desarrollaban actividades de tortura. 

Tal acción forma parte del proyecto "Sitios de Memoria", que prevé un rescate de los inmuebles que se utilizaron para las actividades de tortura y exterminio de los hombres y mujeres disidentes al régimen en esos años. 

En Palacio Nacional, en el marco de la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (Segob), detalló que el memorial llevará el nombre "Circular de Morelia" y se ubica en la calle Morelia número 8, en la colonia Romita, en esta ciudad. 

El funcionario externó el compromiso del gobierno federal de recuperar la memoria y documentar las graves violaciones a los derechos humanos que se cometieron en esos lugares que formaron parte de la llamada guerra sucia en el país.

Igualmente se informó que se habilitará la plataforma digital "Memorial virtual", que contendrá archivos desclasificados con información reservada sobre el caso.

Un visitante observa documentos durante la inauguraci n de un monumento conmemorativo en honor de las v ctimas de la "Guerra sucia" de México, en la sede de la ex Dirección Federal de Seguridad, en la Ciudad de México. Foto: AP

Encinas Rodríguez refirió que entre otros protagonistas "de esta parte negra de nuestra historia", están quienes estuvieron al frente de dicha dirección, como Fernando Gutiérrez Barrios, Luis de la Barreda, Javier García Paniagua y Miguel Nassar Haro

El inmueble de la Romita será al mismo tiempo el depositario de una memoria virtual de todos los materiales de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y una galería fotográfica de las obras plásticas

"Nos han donado ya más de 100 obras pictóricas, gente que participó en los hechos de toda la época de la Guerra sucia, como parte de su contribución a la memoria, y se presentará el documental La herencia más dolorosa, de la cual presentaremos un corto", detalló. 

Alejandro Encinas abundó que los siguientes espacios que serán rescatados son “los sótanos de la Secretaría de Gobernación", porque existe "un interés particular" del presidente Andrés Manuel López Obrador

"Estamos, en estos momentos, haciendo los levantamientos topográficos y el rescate de este entorno, y seguramente en los próximos días daremos ya un informe al respecto”. 

Al recalcar que “¡10 de junio no se olvida!”, el funcionario presentó a Alberto Híjar Serrano y Martha Alicia Camacho Loaiza, sobrevivientes de la llamada “guerra sucia”. 

Híjar Serrano dijo que “se trata de liquidar ese nombre ignominioso de guerra sucia para, en cambio, mostrar la historia dialéctica de México que no es sólo la historia del Estado y las constituciones, sino las luchas populares”. 

Se pronunció porque no haya más presos políticos y se ponga fin a la impunidad, que se castigue a los culpables. "Ni perdón, ni olvido, la lucha sigue”, dijo. 

En su turno, Martha Alicia Camacho dijo que como académica de la Universidad Autónoma de Sinaloa, junto con su esposo “fuimos desaparecidos el 19 de agosto de 1977 después de torturas inimaginables de todo tipo”. 

El Gobierno de México abrió un memorial a los desaparecidos en donde se ubicaba la antigua sede de la policía política, señalada como responsable de la guerra sucia que dejó un indeterminado número de muertos y desaparecidos el siglo pasado. Foto: EFE

Mi esposo fue ejecutado extrajudicialmente, no nos entregaron su cuerpo, ni nada. Fui obligada a parir en medio de golpes un hijo, 50 días después de estar detenida”, detalló ante el Ejecutivo. 

Camacho Loaiza dijo que, de los casos registrados en Sinaloa, el suyo es el que cuenta con más evidencias, pues "les he dado nombres, domicilios en la Femospp (Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado), de nombre muy largo, pero de alcances nulos”.  

Sin embargo, lamentó, hasta la fecha “todavía no logramos ni justicia, ni el rescate de la memoria, porque nos cerraron de nuevo los archivos". 

Aquí la justicia transicional parece que está con los ojos cerrados o no existe, porque tenemos testimonios. Yo les di nombres, hasta los domicilios de los perpetradores, y todavía no alcanzamos justicia; esperamos que en esta ocasión sí podamos alcanzarla”, confió.

 

* Inscriben con letras de oro el 10 de junio en Congreso de la CDMX

 

En una sesión solemne que se prolongó por casi dos horas, el Congreso local develó con letras de oro en uno de sus muros de honor la frase: "Mártires del 10 de Junio de 1971", en memoria de los estudiantes asesinados durante una marcha de apoyo a la Universidad Autónoma de Nuevo León, durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez.

Ante líderes estudiantiles de aquel entonces, encabezados por Jesús Martín del Campo, hoy presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, los coordinadores de todos los partidos políticos representados en el Antiguo Palacio de Donceles coincidieron en que en el México actual no es posible que se repitan esos  hechos, dado que vivimos en un país con democracia, libertades y respeto a los derechos humanos.

Antes de guardar un minuto de silencio por las víctimas de hace 48 años, el pleno del Congreso también recordó al joven estudiante Norberto Ronquillo Hernández, quien fue secuestrado y luego asesinado al salir de la universidad. 

La legisladora priista Sandra Esther Vaca Cortés exigió que actos como estos "no deben repetirse y para las nuevas generaciones deben servirnos para reflexionar en la forma de gobernar", lo cual descompuso el rostro de los diputados de Morena y de los invitados especiales.

Martín del Campo destacó la presencia de varios participantes en aquella marcha del 10 de junio de 1971, en la que ocurrió  "El Halconazo", como Adalid Moncada, quien marchó con su novio Josué Moreno Rendón, quien murió en los patios de la Escuela Nacional de Maestros, víctima de uno de los disparos de paramilitares. 

Lo mismo que Mirtocleya González del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y miembro del Comité 68, que nunca abandonó las luchas sociales desde esa época; así como Enrique Treviño Tavares, hermano de uno de los muertos de aquella fatídica fecha.

También estuvo presente Severiano Sánchez Gutiérrez, sobreviviente de un disparo, que incluso fue amenazado por los Halcones en el hospital donde era atendido. 

De igual forma asistió Edna Ignacia Rodríguez Márquez, "La Nacha", dirigente del Movimiento del 68, quien asiste a todos los eventos que  recuerdan aquella "oscura" época.

* Con información de la Agencia El Universal

Decenas de personas marcharon del memorial, "La masacre del jueves de Corpus", al Zócalo capitalino, esto para conmemorar el 48 aniversario de el Halconazo en donde más de 120 estudiantes perdieron la vida y otros más fueron desaparecidos. Foto: Cuartosc