Foto: Especial
El canciller habló sobre la supuesta vacunación de dos ministros en el vecino país, por su parte la ministra Esquivel Mossa negó haber ido a vacunarse a San Antonio

Marcelo Ebrard, titular de Relaciones Exteriores (SRE), afirmó que ningún consulado del país tiene autorización para gestionar la vacunación en Estados Unidos de nadie que provenga de México.

Versiones periodísticas apuntaron que dos ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Yasmín Esquivel y Alberto Pérez Dayán, habrían viajado a San Antonio, Texas, para aplicarse la vacuna contra el COVID-19.

Los consulados de México, que son 50, no tienen autorización para gestionar vacunación para nadie que venga de México”, dejó en claro.

Ebrard Casaubón confirmó que la ministra Esquivel Mossa sí realizó el viaje a San Antonio para un evento relacionado a una sala de lactancia, aunque no sabe si se aplicó la dosis de la vacuna contra COVID-19.

Pero el Consulado no ha hecho una gestión para su vacunación, ni de ella ni de ningún otro funcionario de México; es más, no tiene autorización de hacerlo”, refirió.

En caso de conformarse estos hechos, los dos ministros de la Suprema Corte serían los primeros funcionarios de alto nivel que habrían realizado el viaje a EU para realizar “turismo de vacunación“.

Ministra niega haberse vacunado

La ministra de la Corte, Yasmín Esquivel, rechazó dicha versión periodística y afirmó que ni en Estados Unidos ni en México se ha vacunado contra el COVID-19.

En un mensaje en Twitter, mostró una carta enviada por su secretario particular, Luis Acuña, a la dirección de un medio de comunicación mexicano, con el objetivo de desmentir la nota publicada.

La ministra acudió el 1 de febrero, por invitación del Cónsul Rubén Minutti, a San Antonio, Texas, a conocer el lactario que lleva su nombre.

“Falso como asegura la periodista que se haya ido a vacunar, cosa que, hasta la fecha, no ha hecho ni en CDMX. Falso que la periodista haya enviado un correo solicitando verificar la información”, señaló la misiva.

Confirmó, además, que su esposo, el ingeniero José María Rioboó, de 80 años de edad, tampoco se vacunó.