Foto: tomada de video
Con el COVID se han transformado los modos como se anuncia la fe

Con la pandemia se han transformado los modos como se anuncia la fe, se aumentó el número de feligreses en las iglesias y agrandaron las comunidades religiosas, como una búsqueda de una comunidad y refugio ante las dudas existenciales que surgieron en la cuarentena.

De acuerdo con los resultados del Censo 2020, la principal religión en México sigue siendo la católica, pero otras religiones cristianas registraron un avance importante en la última década, además de duplicarse el número de personas que declararon no profesar ninguna religión.

El sacerdote Alejandro Ortega Trillo y el pastor Héctor Alexander, reconocieron que unirse a una religión se ha convertido en una necesidad social de pertenencia, pues ante los estragos que provocó la pandemia ha sido un refugio para su sanación.

“Incluso quien ha decidido no creer en el origen de la vida del modo en que lo describe la biblia, decide y se convence de una creación científica, es decir cree en esto”, aseguró Ortega Trillo.

Quien coincidió con el Pastor Alexander, pese a las diferencias de la doctrina en que las agrupaciones religiosas se han convertido en un sitio donde las personas encuentran la “comunidad” a la que dejaron de pertenecer de algún modo, durante la pandemia.

Adicional, comentó el Pastor, yo atribuyo su unión a las agrupaciones a la búsqueda de confort ante la desesperación que provocó en la vida de las personas la pandemia del coronavirus.