La tragedia del la explosión del ducto de Tlahuelilpan, Hidalgo, arrojaba hasta ayer, un saldo de 94 víctimas fatales, además de los heridos y desaparecidos; el presidente de los panistas, cínicamente declaró que la catástrofe pudo evitarse si se hubiese actuado con profesionalismo y oportunidad, su cinismo no tiene medida. Marko Cortés fue senador en el sexenio de Felipe Calderón y el huachicoleo estaba al alza, ¿qué hicieron los legisladores panistas?, cerrar los ojos, no los ductos y  taparse los oídos. La revista Proceso de la semana pasada presentó una calendarización completa de los sexenios en los que el robo de hidrocarburos creció al calor de la tolerancia presidencial de los dos sexenios anteriores, aunque ya en el sexenio del lenguaraz Vicente Fox, ese robo se presentaba.

A quién pretenden engañar los priistas y panistas, especialistas los primeros en el despojo de la nación durante 90 años. Ahora exigen que los hechos se investiguen a detalle, imparcialmente y de forma profunda y que haya sanción para los responsables. Ellos fueron oportunistas, sí aprovecharon muy bien la conveniencia de los moches y del cohecho. Escuche, señor Cortés, ojalá hiciera honor a su apellido y fuera veraz y considerado con la población mexicana.

El terror y la muerte vienen de los siglos 20 y 21, priista y panistas, la represión a los médicos y maestros en los años 50 a los mineros de la  Caravana del Hambre, a los universitarios del 68 y Ayotzinapa, los feminicidios, los desaparecidos, ni que decir.

César Augusto Santiago, priisita sexagenario, afirma que abandona esa agrupación, al PRI, porque es incapaz de renovarse, nunca es tarde, señor Cesar Augusto, aunque fundará otro partido para seguir succionando el presupuesto público.

La especialista en el tema del huachicol, Ana Lilia Pérez, asegura que los afectados, fallecidos, heridos y desaparecidos por la tragedia de Tlahuelilpan son el eslabón más débil de esa cadena del robo de hidrocarburos que juega con la vida de los hambrientos, los desocupados, los jubilados con pensiones de hambre y sin servicios de salud, los trabajadores explotados con salarios de hambre y los jóvenes sin trabajo ni estudios, la herencia del PRI y del PAN, cómplices impecables de la impunidad.

La batalla contra el huachicol es durísima, muchos critican la estrategia, pero esos poco o nada aportan para combatir los robos seriamente. Numerosos medios de comunicación pretenden doblegar al Gobierno federal utilizando e identificando puntos específicos de la molestia pública “generalizada”, según ellos por el desabasto de combustibles, sin embargo, no hay marchas ni protestas sociales amplias que muestren el caos social atribuible a la política de combate al robo de combustibles que pusieran en riesgo al Estado mexicano y en cambio sí hay muestras de tolerancia hacia el desabasto.

POSDATA

Enfatizo mi repudio a la construcción de un teleférico para Saltillo, me uno a la protesta por la remodelación del Mirador. En cambio, urge atender el abandono de los servicios médicos a los docentes de la Sección 38 y del Hospital Universitario e investigar con responsabilidad los desfalcos a la Dipetre, remodelar la estación de bomberos, detener la defraudación en los municipios, recarpeterar urgentemente las destruidas calles de Saltillo, detener la inseguridad en Torreón. Los neandertales que comandan la dictadura local, mienten, simulan, se amoldan a la corrupción, a la impunidad y su voluntad es perpetuarlas.