Foto: Especial
El primer trimestre concluye con la comercialización de 259,013 vehículos ligeros, dato que refleja una disminución del 12.71% respecto al primer trimestre del 2020

Ciudad de México. En los primeros dos meses del año se comercializaron 98 mil 78 vehículos nuevos a través de las tres principales opciones de crédito disponibles en México, lo que significa un descenso de 25.4% con respecto al mismo lapso del 2020, equivalente a una reducción de 25.4%, afirmó Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

En conferencia de prensa conjunta con la AMIA y la INA, el directivo de la AMDA expuso que de la totalidad de vehículos nuevos comercializados en el periodo de referencia, 60% fueron vendidos a través de un crédito.

Por tipo de préstamo, las Financieras de Marca (vinculadas a los armadoras) mantuvieron una participación de mercado de 76.8% con 75 mil 390 vehículos, Bancos con 21.6% y 21 mil 266; mientras que Autofinanciamiento obtuvo 1.45% y mil 422 unidades.

Sobre la venta de unidades nuevas en marzo de 2021, el directivo ratificó que se comercializaron 95 mil 487 vehículos ligeros, cifra 9.08% superior a las 87 mil 541 unidades del mismo mes del año previo, lo que marca un incremento de 7 mil 946 unidades.

El primer trimestre concluye con la comercialización de 259,013 vehículos ligeros, dato que refleja una disminución del 12.71% respecto al primer trimestre del 2020 cuando se colocaron en el mercado 296 mil 731 unidades, lo que representa una disminución de 37 mil 718 unidades.

“El mercado de vehículos ligeros en marzo fue superior a la expectativa de AMDA, la cual se ubicaba en torno a los 83 mil 684 automotores”, dijo Rosales Zárate.

Dentro de los factores que contribuyen a este registro, explicó, se encuentran el incremento de la movilidad social, las promociones comerciales de las armadoras y sus redes de distribución, además de la concreción de operaciones que se mantenían rezagadas por la suspensión de actividades del mes de enero en importantes zonas del país como Ciudad de México, Estado de México, Puebla y Morelos a causa del COVID-19.

Es importante, destacó, señalar que este año se contó con un día laboral adicional respecto del año previo; asimismo, en marzo de 2020 dio inicio el impacto de la pandemia COVID-19 en el mercado automotor al disminuir las ventas de automotores ligeros hasta 25% respecto al año previo.

“Para el mes de abril se espera mantener datos positivos en la comparación con el mismo periodo del año previo en virtud de que en 2020 se enfrentó el cierre de operaciones en los pisos de venta y un muy fuerte aislamiento social por motivo de COVID-19, que tuvo como consecuencia un desplome de 64.49% contra abril de 2019”, apuntó el directivo de la AMDA.

En la perspectiva para los próximos meses es importante señalar que la actividad económica muestra una tendencia inercialmente lenta que hará necesario que transcurran varios años para recuperar los niveles pre-pandemia, lo cual incluye al mercado automotor.

En este rubro, afirmó, mantenemos como principal factor de riesgo el control de la crisis sanitaria y la aplicación del programa de vacunación, el cual se encuentra por abajo de las metas establecidas por el gobierno y más aún de las necesidades de la población para mitigar los costos humanitarios y el impacto económico.

“En la recuperación del mercado automotor es fundamental recobrar la confianza del consumidor. En este rubro destaca el avance en marzo 2021 contra mes inmediato anterior para el indicador del quinto componente vinculado con bienes de consumo duraderos y la compra de vehículos nuevos o usados, el cual fue de 8.8% y 20.8%, respectivamente; aunque en comparativa anual continúan con un retroceso del orden de 14.4% y 6.4% en cada caso”, concluyó.