Foto: Especial
Durante diez años dio vida al mago más reconocido durante este siglo: Harry Potter. Sin embargo, sus últimos trabajos llevan una tónica y un trasfondo distinto al que tenía el hechicero de Hogwarts; el actor londinense cumple 30 años y lleva más de la mitad de su vida en el mundo de la interpretación

LONDRES.- El 16 de noviembre de 2001 se estrenó en los cines “Harry Potter y la Piedra Filosofal”, comenzando así una saga de ocho filmes que protagonizaría Daniel Radcliffe, convirtiéndose en uno de los actores más reconocidos y famosos del mundo. Con todo esto también se iniciaría un proceso de fama y dinero que le pasaría factura al joven británico que se incorpora al “Club de los 30”.

Junto a él iniciaron sus pasos en el mundo de la interpretación Rupert Grint y Emma Watson, formando un trío juvenil y característico de todas estas películas, pues cuando se nombra a Harry Potter nadie puede imaginárselo sin sus dos escuderos: Ron Weasley y Hermione Granger.

Legado. Radcliffe sabe que Harry Potter siempre será parte de su historia.

ORÍGENES DIVERSOS

Radcliffe nació en el barrio de Fulham, al sudoeste de Londres y cuenta con orígenes norirlandeses y sudafricanos. Los primeros le vienen de su padre, agente literario, y la parte africana proviene de  su madre, directora de casting, por lo que los progenitores del londinense no difieren mucho de la vida profesional del actor.

Comenzó, como gran parte de los artistas, actuando en obras organizadas por su escuela, hasta que consiguió un papel en el año 1998 en la serie emitida por la BBC, “David Copperfield”, en la que representaba la vida infantil de este personaje creado por el escritor Charles Dickens.

Dos años después dio el salto a la gran pantalla con “The Taylor of  Panama” y,  tras esta interpretación, fue el protagonista elegido para dar vida al mago más famoso en lo que va del siglo.

La primera de las películas de la saga fantástica de magos fue “Harry Potter y la Piedra Filosofal” con la que se recaudaron más de 900 millones de dólares, por lo que podemos entender, como reflejaba la revista Icon del diario español El País, que el protagonista haya conseguido un patrimonio de alrededor de 90 millones de dólares con su carrera actoral.

Tras los ocho filmes de la franquicia que  protagonizó con un éxito “in crescendo”, su colaboración duró hasta el año 2011 cuando se terminó la emisión en el cine de este fenómeno.

No obstante, Radcliffe afirmaba en entrevista con el mencionado diario español, que no había malgastado prácticamente nada de su fortuna y que tenía pasión por los libros raros y únicos, además de invertirlo y realizar  actos benéficos. También indicaba que suele  comprar gran cantidad de billetes de avión pues su novia, Eirn Darke, vive en Estado Unidos y nunca están más de tres meses sin verse.

UNA VIDA FELIZ

Respecto a su vida personal, el londinense siempre ha sido muy reservado y se le conocen pocas novias. Con Erin Darke mantiene una relación desde hace seis años y la que conoció en uno de sus proyectos, durante una escena íntima, por eso el actor aseguraba que no necesitó actuar demasiado.

Darke ha trabajado en series como “Good Girls Revolt” (2016), “Homeland” (2017) y actualmente se encuentra rodando “It’s a man world”, serie en la que interpreta a una directiva de una empresa de videojuegos que es despedida injustamente y, por ello, decide meterse en la piel de un hombre, considerándolo la única manera de encontrar trabajo de nuevo en la industria. La serie muestra, de esta manera, una reivindicación y guiño feminista hacia este sector.

El momento actual en la carrera del joven que entra en la treintena, y a diferencia con lo que sucedía hace 10 años,  no se centra solo en la magia y las escobas voladoras, sino que también ha protagonizado obras en el género de terror, drama o comedia romántica.

Por ejemplo, la remasterización de “The Woman in Black” (2012), “Kill your Darlings” (2013), “What If” (2014) o “Beast of Burden” (2019) son de sus trabajos más significativos. En la última cinta interpreta a un piloto que se introduce en el mundo del narcotráfico, un papel totalmente distinto a lo que había estado interpretando hasta ese momento.

Su próximo proyecto se centra en Sudáfrica, la tierra de su madre, en la época del “Apartheid”, encarnando a Tim Jenkin, un activista y escritor que fue encarcelado junto con dos hombres más por repartir propaganda del Partido Comunista y otras organizaciones prohibidas en aquella época, entre las que se encontraban el ANC, partido que más tarde encabezaría Nelson Mandela.

La trama girará en torno a su plan de escape de la Prisión Central de Pretoria. Aún no hay una fecha oficial de estreno, pero se prevé que llegue a los cines en 2020 y que se convierta en todo un fenómeno.

Con este trabajo, el actor dejará atrás definitivamente a Harry Potter y a su yo adolescente, para convertirse en un hombre típico de los años 70 del pasado siglo, con una barba poblada y media melena, al puro estilo hippie.

Sin embargo, Radcliffe tiene claro que Harry Potter siempre será una parte muy importante de su vida, como también es consciente de que ese alto nivel de fama a tan temprana edad le ha llevado a momentos críticos. Por ejemplo, sus escarceos con el alcohol, y a no llevar una vida saludable en líneas generales.

“Estaba con mis amigos, bebiendo y no podía evitar que la gente me mirara y se dieran cuenta de que estaba borracho, por lo que bebía más aún para olvidar a los que se fijaban en mí. Al final acababa inconsciente y más borracho aún”, afirmaba la estrella británica en una entrevista con Sam Jones en Off Camera.

A pesar de esto, el artista aseguraba que tuvo suerte en su transición a la madurez profesional, “pues amaba mi profesión y no debía seguir actuando para ayudar a mi familia, sino porque me gustaba”, es decir, no era una obligación para él.

En definitiva, Radcliffe es un joven que ha sabido desenvolverse bien en la fama y que ha conseguido adquirir un alto grado de profesionalidad con su trayectoria.

A SABER:

En 2001 comenzaba la aventura de Daniel Radcliffe en la vida de Harry Potter, acompañado por Emma Watson y Rupert Grint, encarnando a Hermione Granger y Ron Weasley, respectivamente.

El actor londinense ha amasado una fortuna que gira en torno a  90 millones de dólares, según indica la revista Icon, conseguidos mayoritariamente gracias a  las 8 películas de la saga del mago de Hogwarts.

En el mismo medio, la estrella británica afirmaba que tuvo problemas “leves” con el alcohol debido a la fama que le otorgó su personaje de Harry Potter.