La siguiente declaración es del diario de debates del Congreso de Coahuila del 17 de noviembre de 2014 (LIX Legislatura), las palabras son de un diputado en ese entonces. Leámoslas: “… queda claro que no existe la voluntad, la transparencia, la honestidad ni el compromiso con el pueblo de llegar al fondo de la verdad en los temas que se acordaron como objetivo de la Comisión. Por mis convicciones personales y políticas, y por los compromisos que hice con todas las y los coahuilenses, no puedo prestarme a esto que considero, una simulación en la que sólo hemos perdido el tiempo…”. Sin duda, lindas palabras que fueron pronunciadas por el diputado panista Fernando Simón Gutiérrez… hoy priista y encimado como Secretario de Comunicación Social de Miguel Ángel Riquelme. 

En ese año, Fernando Simón era panista y era el Coordinador del Grupo Parlamentario del partido que huele a incienso, mirra y mortaja y se le consideraba un hombre muy cercano a Guillermo Anaya. En ese año, su discurso y mensaje fue pronunciado para renunciar a la Comisión que se creó ese año para investigar la millonaria deuda de Humberto Moreira. Deuda que aún hoy, debemos de pagar por los siglos de los siglos. ¿Cuándo se le acabó dicha dignidad al lagunero Fernando Simón Gutiérrez, por cuánto vendió los secretos de su expatrón Guillermo Anaya a Riquelme? Sólo él lo sabe. Y es que usted lo entiende señor lector: en política no hay amigos, hay intereses. Hartos intereses. ¿Tenía futuro Fernando Simón en el PAN? No, por eso los traicionó. Hoy es riquelmista; como Salvador Hernández Vélez que antes era moreirista de hueso colorado, cuando antes era sifuentista, cuando antes era… en fin, la lealtad no se les da, qué le vamos hacer. La moral para ellos, es un árbol que da moras.

Dije deuda y sigue siendo un lastre para el nuevo gobernador Miguel Ángel Riquelme. Si hoy se tuviera que pagar la deuda de Coahuila, cada habitante (usted y yo, lector) tendríamos qué pagar más de 12 mil 530 pesos. Se deben más de 36 mil 500 millones de pesos. La deuda de Coahuila es la de mayor per cápita del País. La Directora General de “Aregional” ha espetado con puntillosas palabras: “La deuda de los Estados solo muestra el desequilibrio de sus finanzas públicas. Tienen un déficit en su balance primario; es decir, no pueden administrar bien sus ingresos ni gastos.” Y contra esto tendrá que luchar, como lo hizo Rubén Moreira, el Gobernador Riquelme. ¿Qué hacer? Para pelear una guerra se necesitan… guerreros. Claro, agua, bastimentos, flechas afiladas, arcos tensos, ballestas listas, pero lo principal es el equipo, los guerreros convocados.

Esquina-bajan
¿A quién convocó Miguel Ángel Riquelme? En un acto más parecido a manejar un ábaco de escuela primaria, que a analizar perfiles, historiales, blasones, experiencia, relaciones de poder, tejido y amarres en la capital del país, etcétera, Riquelme les tomó la protesta a los primeros 10 Secretarios de su Gabinete el sábado 2 de diciembre. ¿Qué hizo? Cinco laguneros con cinco capitalinos. ¿Así de fácil? Así de fácil. Lo grave del caso es que en el equipo de la Laguna, son puros perdedores: José Luis Flores Méndez (Secretario de Desarrollo Rural) perdió su Distrito para ser diputado en estas elecciones. Teresa Guajardo (quien usó su puesto en el ICAI como Consejera, para hacer una larga precampaña, aunque de nada le valió, fue derrotada en las urnas también. Situación que va a documentar profusamente en un libro de alcance y fuego nacional, el doctor Víctor S. Peña) es la Secretaria de Fiscalización del Gobierno estatal. 

Repite al frente de la oficina burocrática de Cultura, Ana Sofía García Camil, cosa que me da gusto, ¿luego de qué viviría?; se incorpora Román Alberto Cepeda (¿es el mismo al cual se le dio un fíat notarial el 18 de marzo de 2016? En fin, los privilegios del poder y de la “política de compadres” que se practica en México y Coahuila) como Secretario del Trabajo. De hecho, ya hay más Notarios que tiendas “Oxxo” en la ciudad de Saltillo. Se incorpora Gerardo Berlanga como Secretario de Infraestructura y Transporte. Más grisura, menos carácter. Así las cosas.

La siguiente es una gran declaración del 27 de noviembre de 2012: “En nuestro País hoy como nunca se ha permitido la libre expresión de las ideas y de las críticas a las políticas de gobierno y esto ha sido así, porque durante décadas nuestro partido insistió en la urgente necesidad de ello…  durante doce años en nuestro País ya no hay cabida para el presidencialismo autoritario”. Sí, son palabras en alabanza a Felipe Calderón Hinojosa, en ese entonces Presidente de México y pronunciadas por… Fernando Simón Gutiérrez, hoy titular de Comunicación del Gobierno priista de Miguel Ángel Riquelme. Caray, qué vueltas da la vida… ¿Honestidad, valores, lealtad, ideología, valentía? Pues sí, en Marte y con otros tipos, no él. 

Letras minúsculas
¿Le pido un favor? Léame el próximo jueves. 
Pinche vida.