En lo que en México abril inició con los días más importantes de la Semana Santa, el Sábado de Gloria quien estuvo de fiesta en la Meca del Cine fue el actor afroamericano Eddie Murphy. 

Esto porque el comediante que alcanzó su mayor fama en el cine con clásicos ochenteros como “48 Horas” (Walter Hill, 1982); “De mendigo a millonario” (John Landis, 1983); “Un Detective Suelto en Hollywood” (Martin Brest, 1984) y “Un Príncipe en Nueva York” (John Landis, 1988) llegó a los 60 años de edad todavía gozando de los nuevos bríos que le han dado las plataformas de streaming en los últimos dos años empezando por “Dolemite”, estrenada a través de Netflix en el 2019, y “Un Príncipe en Nueva York 2”, estrenada a principios del mes pasado por Amazon Prime, en lo que está iniciando la preproducción de “Triates”, secuela del clásico también de 1988 “Gemelos”, con el director Ivan Reitman, y Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito, de vuelta en los roles estelares. 

Eso sin contar sus planes de regresar a interpretar al detective Axel Foley en una cuarta entrega de la mencionada “Un Detective Suelto en Hollywood” y que fuera de esto en su trayectoria ha sido ya también honrado en su faceta dramática con una nominación al Oscar al Mejor Actor de Reparto del 2006 por el musical “Soñadoras”, de Bill Condon, premio que si bien no ganó sí lo hizo acreedor al galardón en la misma terna de parte de sus compañeros dentro del Sindicato de Actores o SAG Awards. 

En relación a los premios SAG, la más reciente edición a lo mejor del gremio actoral del 2020 se llevaron a cabo el domingo pasado la cual dio muy seguramente a Murphy más razones para seguir celebrando puesto que por primera vez en su historia, y después de que el año pasado diera la sorpresa al ganar el premio de Ensamble Actoral el elenco coreano de “Parásitos” este año desde el principal se caracterizó por su diversidad, ya que al triunfo en esa categoría de “El juicio de los siete de Chicago”, de Aaron Sorkin, se le sumaron los de tres afroamericanos, Chadwick Boseman y Viola Davis, por “La madre del blues” y Daniel Kaluuya por “Judas y el Mesías Negro” y la coreana Youn Yuh-Jung por “Minari”. 

Por último, y de vuelta a los cumpleaños, el día de ayer también en la Meca del Cine se dio uno muy significativo ya que el legendario productor de películas de clase B Roger Corman llegó a los 95 años de edad, y aunque prácticamente como director completó tres décadas de haber hecho su última película con “Frankenstein Perdido en el Tiempo”, como productor sigue estando tan activo apoyando a una nueva generación de cineastas ya entrado en la tercera década del nuevo milenio como lo ha sido desde sus primeras películas allá por los años 50 y antes de haberse convertido en el padrino de hoy connotados cineastas y ganadores del Oscar como Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, Ron Howard, el fallecido Jonathan Demme, Jack Nicholson, Sandra Bullock y muchos otros más.  

Precisamente por haber sido impulsor de sus carreras en sus inicios, algunos de estos directores lo invitaron incluso a participar en papeles breves como actor en clásicos como “El Padrino II” (Francis Ford Coppola, 1974) en el papel de un senador presente en el juicio contra Michael Corleone (Al Pacino); el director del FBI en “El Silencio de los Inocentes” (Jonathan Demme, 1991) o un congresista en “Apolo 13” (Ron Howard, 1995), entre muchas otras más. Muchas felicidades y que sigan los éxitos. 

Comentarios a: tesse_69@hotmail.com