Especial
Sheinbaum argumentó que NY Times insistió en confrontar la 4T, y no desmintió la información

Andrés Manuel López Obrador aparentemente está viviendo su Waterloo, por el colapso de la Línea 12 del Metro.

Marcelo Ebrard, Carlos Slim y Claudia Sheinbaum son mencionados en la columna de Raymundo Riva Palacio, publicada por Vanguardia como personajes involucrados en el asunto.

Sheinbaum quien esta exenta de las fallas de origen de la construcción, pero que recibió la obra sin queja alguna y que produjo la tragedia que les costó la vida a 26 personas, cuyas familias están preparando una demanda civil multimillonaria en tribunales de Estados Unidos.

En la investigación realizada por The New York Times, hecha por aclamados periodistas como James Glantz, ganador del Premio Pulitzer, recibiendo una respuesta poco afortunada de Sheinbaum, ya que argumentó que el diario insistió en confrontar la 4T, y no desmintió la información.

También afirmó Sheinbaum que  nunca se han usado filtraciones periodísticas para informar. El NY Times no dijo que su información se las dio el gobierno, sino que fue resultado de la revisión de documentos gubernamentales, entrevistas con quienes participaron en la construcción y evidencias que fueron revisadas por especialistas. Es decir, hicieron un peritaje paralelo a la obra que ha dejado muy mal parados a los cercanos de López Obrador.

El diario subraya la existencia de “un patrón de oportunismo político y obras descuidadas durante la construcción del Metro”, que sugiere que le premura de Ebrard para inaugurarlo fue que en el epílogo de su administración, quería que fuera él, no su sucesor, quien lo hiciera. Ebrard respondió un cuestionario que le presentó el Times donde pateó la responsabilidad a su sucesor, Miguel Ángel Mancera, pero no fue persuasivo. Varias entrevistas clave en el trabajo fueron con funcionarios de Mancera, mientras que el diario sólo utilizó cuatro pequeñas citas de Ebrard, pese a que las respuestas abarcaron 15 páginas y 15 anexos.

Sobre las obras descuidadas, la probable responsabilidad recae en quien era el responsable de la Línea 12, el ingeniero Enrique Horcasitas, a quien impuso en ese cargo ICA, una de las principales empresas constructoras, y en Mario Delgado, el entonces secretario de Finanzas, que tuvo una participación directa en la obra más allá de las finanzas. Ni Horcasitas ni Delgado aparecen en la investigación periodística.