El 5 de junio de 1981 el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) publicó el primer documento oficial de la enfermedad que poco después de conocería como SIDA.

Esto ocurrió después de encontrar en cinco hombres de la ciudad de Los ángeles infectados del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida que por centrarse en su etapa inicial en la comunidad homosexual de algunas de las principales ciudades del mundo sufrió de la negligencia, discriminación e incluso repudio por parte de los gobiernos de su tiempo tanto para su atención inmediata como para la urgencia de prevención para evitar más contagios en lo que se encontraba una vacuna que a la fecha no ha llegado como tal, y de no haber sido por el trabajo de los activistas y la lucha de la comunidad más vulnerable ni siquiera hubieran conseguido los avances que con el tiempo permitieron que pasara de ser una enfermedad mortal a una crónica.

En relación a esta lucha por la visualización de esta epidemia que se hizo oficial por consecuencia hace 40 años con exactitud, y coincidiendo además con la celebración del Mes del Orgullo Homosexual que se conmemora a lo largo de junio a partir de la rebelión que se dio en el bar Stonewall de Nueva York en el verano de 1969, las plataformas de Netflix y Amazon Prime estrenaron en días recientes un par de recomendables documentales de activistas y artistas homosexuales que tanto en Europa como en Latinoamérica dejaron huella desde sus respectivas trincheras en la lucha por los derechos humanos de esta comunidad en tiempos pasados que fueron todavía más adversos que los actuales. 

El primero de ellos lleva el título en castellano de “El Odioso Peter Tatchell” (aunque más correctamente es el de “Odiando a Peter Tatchell”) y es una producción para Netflix del cantante Elton John y su esposo cineasta David Furnish sobre el activista del mismo nombre de origen australiano, pero quien luego de mudarse con su familia afiliada a la ortodoxa religión cristiana pentecostal a Inglaterra y aceptarse como homosexual, tomando como ejemplo los movimientos por los derechos civiles de la comunidad afroamericana y en particular los actos de desobediencia civil que llevaron a cabo algunos de sus controvertidos líderes como Malcolm X en los turbulentos años 60, Peter Tatchell decidió hacer lo propio en la no menos conservadora Gran Bretaña de los años 70 por la comunidad gay de su tiempo.

Partiendo de una conversación que tiene el mismo Tatchell con el primer actor también británico y abiertamente gay Ian McKellen (“Dioses y Monstruos”; “El Señor de los Anillos”), “El odioso Peter Tatchell” debe su título precisamente por su forma de visibilizar sin ningún filtro de por medio a la comunidad a la que pertenecía y los derechos que pisoteó por muchos años su gobierno e instituciones religiosas del mismo es que Peter Tatchell se hizo una personalidad odiada por muchos pero respetada por otros más, a pesar de que esta lucha lo ha llevado a ver amenazada su integridad física e incluso su vida como ocurrió al ir a protestar a Rusia en pleno Mundial de Futbol 2018 por los crímenes en contra de los homosexuales en aquel país liderado por Vladimir Putin.

Aunque con un tono más intimista pero no menos relevante, Amazon Prime estrenó de forma paralela “Lemebel”, que bajo la dirección de Joana Reposi Garibaldi se centra en el poeta y artista visual chileno Pedro Lemebel, quien escandalizó al régimen de Pinochet como pionero del movimiento gay de su país.

Comentarios a: galindo.alfredo@gmail.com; Twitter: @AlfredoGalindo