El antiguo recinto se inauguró el 10 de marzo de 1973, en la Ciudad de Monterrey, Nuevo León, en las instalaciones de la Cervecería Cuauhtémoc. En aquella ocasión uno de los principales impulsores para la creación de un lugar, donde se reconociera la trayectoria de los personajes extraordinarios que existen en el mundo del beisbol nacional, desde jugadores, directivos, umpires y cronistas; fue Alejandro Aguilar Reyes, mejor conocido como “Fray Nano”.

Pero para hacer realidad la idea se contó con el valioso apoyo del empresario don Eugenio Garza Sada, que hizo posible que el sueño de “Fray Nano” se cristalizara.

A la ceremonia de inauguración asistieron el Lic. Antonio Ramírez Muro y el C.P. Horacio López Díaz, presidentes de la Liga Mexicana de Beisbol y de la Liga Mexicana del Pacífico, respectivamente, y el Alto Comisionado de las Grandes Ligas, Bowie Kuhn.

Durante más de 40 años el recinto de los inmortales tuvo sus puertas abiertas en los jardines de la cervecería, que patrocinó El Salón de la Fama hasta el 2013, año en que cerró sus puertas y se produjo una larga espera que hoy termina al inaugurar un lugar modernísimo.

EL NUEVO RECINTO DE INMORTALES

Así como en 1973, gracias al apoyo de un empresario, se pudo concretar el sueño de tener un recinto para los inmortales y hoy, 20 de febrero del año 2019, es un día histórico al abrir sus puertas el nuevo Salón de la Fama del Beisbol Mexicano, gracias a la iniciativa y patrocinio del C.P. Alfredo Harp Helú, que de manera personal tomó el reto de edificarlo, pagando totalmente su costo de más de 350 millones de pesos.

Entre los personajes que con su asistencia dan realce a esta ceremonia de inauguración se cuenta con el Lic. Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, el Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, y los licenciados Javier Salinas y Omar Canizales, Presidente de la Liga Mexicana de Beisbol y Liga Mexicana del Pacífico respectivamente.

En este recinto, además de tener de nuevo a los ya entronizados, recibirá después a los nuevos inmortales del beisbol nacional para seguir reconociendo públicamente sus méritos.

El Salón de la Fama tiene ahora su nueva sede en las instalaciones del Parque Fundidora en Monterrey, Nuevo León. Se construyó en un área de aproximadamente 8 mil metros cuadrados y tiene alrededor de 15 mil metros cuadrados en total.

Para ello fueron utilizados 700 mil metros cúbicos de concreto, mil toneladas de acero en varillas de diferentes calibres y más de un millón de ladrillos artesanales en la edificación de muros y techos con el fin de darle similitud y a la vez reconocimiento a los edificios emblemáticos de Monterrey, como la Cervecería y la misma Fundidora, ya desaparecida.

También a la entrada estará el principal símbolo del Salón de la Fama, que es la flama de la inmortalidad, esta flama vuelve a encenderse y a partir de hoy miércoles continuará con su labor de honrar la memoria de los personajes más importantes del beisbol mexicano.

DON ALFREDO Y SU AMOR POR EL BEISBOL

Sin duda, el C.P. Alfredo Harp Helú se ha convertido en el gran promotor e impulsor del beisbol nacional, es actualmente dueño de los Diablos Rojos del México, Guerreros de Oaxaca, fundador de la Academia de Beisbol que lleva su nombre, en Oaxaca, y acaba de rescatar a los Algodoneros de Guasave, a petición del Presidente de le República, y será directivo por primera vez en la Liga Mexicana del Pacífico.

Ojalá nuestro beisbol siga teniendo personajes con don Alfredo, para bien del Rey de los Deportes.

marfex37@hotmail.com