Fotos: Mayra Franco
La adaptación al teatro de esta novela tendrá una temporada en Saltillo del 10 al 31 de agosto de la mano de Cuarta Pared Theatre Laboratory en el Centro Cultural Casa La Besana

En medio del escenario, sobre una vieja cama, entre las sábanas enmohecidas, un escritor aguarda su recuperación luego de un accidente de auto bajo el cuidado de su fan número uno: una mujer grande, de comportamiento infantil y una oscura violencia dispuesta a manifestarse a la más mínima provocación.

“Misery” es una de las obras más populares de Stephen King, gracias principalmente a su adaptación al cine de 1990 dirigida por Rob Reiner y con James Cann y Kathy Bates en los roles protagónicos y ahora, con base en el libreto de Simon Moore Cuarta Pared Theatre Laboratory traerá al teatro de La Besana esta historia.

Con Luis Falcón como director, Gabriel Neaves en el papel del escritor Paul Sheldon y Adriana Ramírez como la temida Annie Wilkes en su debut como actriz, la puesta en escena estará en temporada del 10 al 31 de agosto en funciones de 17:00 y 20:00 horas y en VANGUARDIA tuvimos la oportunidad de platicar con ellos sobre el montaje.

A finales del año pasado la compañía productora convocó a audiciones para formar parte del elenco y fue a través de Facebook que Ramírez se enteró de esta oportunidad y acudió para participar.

“Hace como 18 años o algo así hice teatro experimental con Nati Molina pero fue todo”, nos contó la actriz.

Sobre el casting para el papel de Annie Wilkes Falcón comentó que “yo de entrada quería que tuviera mucho apego a la novela. En su primer segmento describe bastante bien quién es Annie desde la vista de Paul y si bien la novela es un best seller es famosa por la película y sí había una intencionalidad de tener un cierto parecido con Kathy Bates y había dos tres personas que se parecían”.

“Hicimos dos eliminatorias y entre productor y yo buscamos las cositas que queríamos ver y un poco desde el ojo de la dirección qué trabajo necesita esta persona para que llegue a buen término en la temporada”, señaló.

Falcón agregó que en las audiciones se presentaron más mujeres que hombres, en su mayoría principiantes en el teatro. Esta poca presencia de varones llevó a que, cuando el actor originalmente escogido para interpretar a Paul Sheldon saliera de la producción por motivos de agenda ya no se convocaran nuevas audiciones y en cambio buscaron directamente a Gabriel Neaves para el papel del escritor secuestrado.

“Yo había hecho un monólogo que se llama ‘Tengo un Arma’ que tenía que ver con una tensión muy fuerte, pero nada como esto y es padrísimo”, comentó Neaves, “ha sido todo un proceso”.

“Ha sido bien intenso”, expresó Ramírez sobre su interpretación de Wilkes, “ha sido un trabajo de investigación, muy guiada por Luis en todos los sentidos, desde investigar a asesinos seriales, ver películas y además es una técnica que no tenía y estoy descubriendo cada día con el apoyo de Luis y de Gabo”.

La formación de Luis Falcón como psicólogo le ha permitido darle un tratamiento especial a la construcción de los personajes de sus obras, así lo ha hecho desde “Wit” hasta “La Hoguera” —seleccionada para la Muestra Estatal de Teatro 2019— y así, menciona, fue también con “Misery”.

“Desde la figura hasta el fondo, no hay nada que se vea que no parta de una investigación exhaustiva, un análisis suficiente, comprendiendo el texto, la novela, dándole fuerza a cada cosa, y sí, tiene toda una lectura desde el lado de la psicología y creo que vuelve más verosímiles las cosas, más detalladas, más íntimas. Más que la exacerbación de gestos, más bien creo que es el gesto mínimo aquí”, comentó el director.

Neaves expresó que este montaje lo ha sacado de su área de comfort y que “cada actor tiene como su sello en la manera de actuar y ahora me ha movido el tapete y me lo ha movido para bien y me ha nutrido muchísimo en la manera de cómo interpretar un personaje”.

Falcón agradeció la colaboración con Cuarta Pared y la libertad que provee tener a alguien a cargo de la producción, como ahora sucede con Rodrigo González, dado que en muchas ocasiones, en el teatro independiente de Saltillo, los directores hacen de todo.

Con la fama que tiene “Misery” muchos de los que acudiremos a verla sabremos los detalles de la historia y hasta su desenlace pero para el director “el hecho de que se conozca a dónde va no es lo interesante sino la atmósfera que se pueda crear in situ”.

“La película tiene efectos, ángulos precisos, que hacen que reacciones y en la novela la gente está imaginando pero en el teatro la gente viene al actor meterse en problemas. La gente quiere ver a personas en vivo meterse en problema, hay ejercicios de violencia, agresión, control, manipulación y suspenso que se logran con el solo hecho de hacerlo aquí y para mí generar esa sensación es más que suficiente”, concluyó.

Fiel. El montaje sigue la historia que fue llevada al cine y que tuvo gran éxito.