Esforzada. Mayra Hernández, policía y madre. Foto: MAYRA FRANCO
Quiero que mis hijos sepan que les trato de dar lo mejor, expresa Mayra Hernández

Mayra Hernández es policía desde hace poco más de 20 años y hoy forma parte del equipo de la Unidad de Integración Familiar, que entre otras cosas atiende decenas de intentos de suicidio.

Su trabajo como parte de la Policía de Saltillo es lo que más le apasiona y lo complementa con su papel más importante: ser madre.

En casa todos los días la esperan su hijo de 19 años y una jovencita de 10, como madre soltera y agente de la policía, ha sacrificado cumpleaños, graduaciones y hasta días festivos para darles un techo, comida y estudio.

Hace unos meses la vida de Mayra cambió, fue durante un llamado por intento de suicidio, un joven de 19 años se ahorcó del puente Colorado al sur poniente de Saltillo.

Como cada día se dispuso a cumplir con su deber pero esa vez no llegaron a tiempo, el muchacho logró quitarse la vida.

“Fue una situación que me afectó porque cuando me enteré que tenía 19 años lo primero que pensé fue en mi hijo, en las cosas que estuvo pasando ese muchacho, no comprendo por qué no lo platicó ¿En donde están sus papás?... Por qué nadie lo escuchó…”

La anécdota le afecta, su voz se corta y sus ojos cambian de mirada al contar sobre aquel día.

TAMBIÉN TIENE RECOMPENSAS

Pero no todo es malo, Mayra asegura que su instinto maternal ha sido clave para persuadir, sobre todo a jóvenes y desistir del suicidio; el caso más reciente es de una jovencita que amenazaba con tirase de un puente peatonal al sur de Saltillo.

“Vi a la niña y estaba agarrada al puente, estaba muy alterada, nos gritaba muchas cosas y por más que quise ayudarla no podía, hasta que intentó aventarse fue que la logré agarrarla del brazo y a la fuerza la alejé de la orilla”, contó Mayra, quien con una mirada orgullosa recordó que en aquella ocasión se alegró de que la niña, que le recordó a sus hijos, estuviera a salvo.

La agente aseguró que es inevitable no pensar en sus hijos cada vez que ve un caso de jóvenes suicidas, drogadictos, sin embargo, recalcó que cada que vuelve a casa se desprende de los casos, para dar lo mejor de sí a sus hijos.