Foto: El Universal
Las grandes firmas tecnológicas como Amazon, Google y Alibaba retan al sector tradicional, pues tienen mejores estrategias para atender al cliente

La información sobre hábitos personales que se divulga a diario en redes sociales alimenta una base de datos que puede ser aprovechada por empresas para diseñar productos personalizados, que van desde el entretenimiento hasta los servicios médicos.

El crecimiento de la inteligencia artificial, así como el uso de big data se ha vuelto una herramienta poderosa para que firmas como bancos y aseguradoras conozcan el comportamiento del usuario y le ofrezcan alternativas acordes a su estilo de vida.

Así, los lugares que se visitan, los sitios en los cuales se come o bebe, información sobre ejercicio, las horas dormidas, por mencionar ejemplos, han conformado un historial que es aprovechado por empresas como Facebook o Google para delinear servicios específicos y ofrecer algún producto cada vez que se consultan las redes sociales o se realiza una búsqueda en internet.

Los hábitos en redes pueden llevar a medir qué tan riesgoso es ofrecer un seguro y hacer un traje a la medida para el usuario. Según la consultora Capgemini, las grandes firmas tecnológicas como Amazon, Google y Alibaba representan una amenaza para el sector asegurador, principalmente por mejores estrategias de atención al cliente.

De acuerdo con el reporte World Insurtech Report 2018, elaborado por la firma, 81% de las aseguradoras tradicionales cree que Amazon podría ser la principal fuente de competencia potencial y 59.5% identificó a otras grandes tecnológicas, como por ejemplo Alibaba, otro posible competidor.

Además, Capgemini explicó que las aseguradoras tecnológicas, mejor conocidas como insurtech, están creciendo y facilitan una nueva era de colaboración en el sector asegurador, al tiempo que ofrecen mejoras en la experiencia del cliente, entregan servicios eficientes y crean nuevos modelos de negocio.

Por ejemplo, Alphabet, la empresa matriz de Google, está invirtiendo o estableciendo sociedades con empresas líderes en tecnología aplicada a seguros, como Collective Health, Oscar y Lemonade, con el objetivo de identificar herramientas y técnicas para la recopilación de datos de salud y la atención preventiva.

 

Foto: El Universal

EL NETFLIX DE LA SALUD

En España, el gigante Mapfre desarrolló el proyecto Savia, una plataforma de servicios médicos que por 10 euros al mes ofrece consultas a cualquier hora del día, por videollamada o chat. Además de la atención a distancia por médicos especializados, Savia se vale de inteligencia artificial para generar diagnósticos a partir de síntomas en el paciente, lo cual, a futuro, podrá utilizarse como fuente de información que generará un seguro personalizado acorde a las necesidades de cada paciente.

Por el momento Savia opera en España, pero es tal su potencial que Mapfre quiere llevarlo a los países en que opera, siendo México un mercado estratégico donde este tipo de plataformas inteligentes podría aterrizar en algunos años.

LOS RIESGOS

Al igual que otros sectores donde el uso de big data e inteligencia artificial es una amenaza, este tipo de aplicaciones presiona a los empleos tradicionales, por lo que para médicos e instituciones financieras es el principal reto a futuro.

La tecnología ya es capaz de diagnosticar errores en sistemas, factores de impacto en una enfermedad, realizar diagnósticos médicos y pronósticos financieros, entre otros. En el caso de México, se estima que 1.7 millones de empleos van a ser afectados en los próximos cinco a 15 años. De estos, algunos serán mejorados, algunos serán transformados y otros serán desplazados.

Para la consultora Everis, el alcance que tiene la inteligencia artificial a través de sus diferentes usos en la industria aún es incierto; sin embargo, su desarrollo se considera en sus primeras etapas y ya es fundamental para la operación de algunos aspectos del sector financiero.

“Sería inexacto afirmar que existe un límite definido en el campo de la inteligencia artificial”, explica Everis.

Si bien es correcto que hay áreas de oportunidad que pueden ahondar en la investigación especializada para optimizar el rendimiento de la inteligencia artificial, “el desenvolvimiento de esta tecnología en los sistemas computacionales ha alcanzado una posición de inmensa relevancia para los mercados, los cuales dependen de sus capacidades para operar de manera habitual”, señala.

 

Foto: El Universal

Un largo camino: desde Babilonia al insurtech

La historia de los seguros se remonta a Babilonia, donde el código Hammurabi ya preveía indemnizar a esposas y descendientes en caso de la muerte del esposo. Según las investigaciones sobre los inicios del aseguramiento en las culturas milenarias, los griegos garantizaban también un ritual religioso para sus integrantes.

Años más tarde, el Imperio romano estableció las primeras contribuciones definidas para ofrecer opciones de aseguramiento, figura jurídica que también apareció en Inglaterra para los guilds, asociaciones de comerciantes que contaban con un modelo de seguro que daba apoyo en caso de muerte, enfermedad, captura por piratas, entre otras situaciones.

Según el texto Crónica de dos siglos del seguro en México, de Antonio Minzoni, en 1789 se constituyó la primera compañía de seguros en Veracruz, denominada Compañía de Seguros Marítimos de Nueva España, cuyo objetivo era cubrir los riesgos de lo que se definía como La Carrera de Las Indias en el traslado de mercancías.

Durante la Colonia había compañías de seguros relacionadas también con la actividad comercial, y es hasta 1892, en el Porfiriato, cuando se tuvo la primera Ley del Seguro en México.

 

Foto: El Universal

En 1897, representantes de diecisiete compañías extranjeras de seguros contra incendio que operaban en el país fundaron la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros contra Incendio.

En el siglo XX, el sector asegurador comenzó a consolidarse en el país con la llegada de más compañías y la creación de firmas nacionales, así como marcos legales para su regulación.

Entre las marcas que aparecieron resaltan nombres como la Nacional en 1910, la Latinoamericana en 1906 o la Veracruzana en 1908.

Además, en 1964 aparece la Asociación Mexicana de Instituciones Seguros (AMIS), vigente como organismo de representación del sector. El proceso económico que vivió México a partir de esos años, con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) como acontecimiento clave, ha modernizado al sector, el cual hoy enfrenta una de sus principales transformaciones con la llegada de las insurtech, firmas tecnológicas que ofrecen productos más enfocados a las necesidades del usuario y que en muchos casos no necesitan de un agente de seguros en el proceso de venta.