FOTO: INTERNET / En 1987 la Princesa Diana visitó a un grupo de enfermos de sida en Londres, un hecho que cambió la historia.
En una época en donde los portadores de VIH eran rechazados, ‘La Princesa del Pueblo’ fue una de las primeras celebridades en romper los estigmas al asistir a un hospital y darle la mano a un paciente de sida. Desde entonces, la monarca se unió a esta lucha junto a famosos como Elton John, Madonna y Elizabeth Taylor

Todos sabemos que la Princesa Diana era más que una celebridad, la monarca era una luchadora social, por ello se ganó el título de ‘La Princesa del Pueblo’. Más allá de todos los rumores que existían en torno a su relación con la Reina Isabel II y el Príncipe Carlos, Lady Di supo aprovechar su posición para realizar obras benéficas, entre ellas la lucha contra el sida. Por ello, en este Día Mundial de la Lucha contra el Sida recordaremos aquel gesto de la joven princesa que cambió para siempre el rumbo de la historia.

Todo comenzó en 1981, cuando se dieron a conocer los primeros casos de enfermedades producidas por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida). En aquella época, la prensa la denominaba la ‘peste rosa’, ya que a las personas afectadas les salían manchas rosáceas. Rápidamente la gente fue asociando la enfermedad con la comunidad LGBT+, aunque después se dieron cuenta que también se asociaba con el consumo de drogas y las transfusiones de sangre, y al tener tan poca información, nadie quería estar cerca y mucho menos tocar a una persona que tuviera la enfermedad.

Una de las tantas visitas de la Princesa Diana al Hospital Middlesex fue en compañía de Barbara Bush.

Los tabúes sobre el VIH y el sida hicieron que los portadores fueran rechazados, por lo que nadie se quería ver involucrado en el tema. Pero en 1987 todo cambió, la Princesa Diana realizó una de sus habituales visitas al Hospital Middlesex en el Reino Unido, pero esta vez entró al área de los enfermos de VIH y sida, y al primer hombre que vio en la sala, le extendió la mano y lo saludó. El momento paralizó al mundo, ‘La Princesa del Pueblo’ no llevaba guantes y por primera vez rompía el estigma de que tocar a un paciente podía provocar la infección, lo que sorprendió incluso hasta a los médicos y enfermeras.

La imagen le dio la vuelta al mundo, y su compromiso con la lucha contra el sida no quedó ahí, la joven princesa continúo visitando a los enfermos e inició campañas para apoyarlos. De hecho, existen muchísimas más fotos de ella con pacientes infantiles en las rodillas, haciéndoles cosquillas o escuchando atenta lo que tenían que contarle. “El VIH no hace que sea peligroso conocer a las personas, así que puedes estrecharles la mano y darles un abrazo. Dios sabe que lo necesitan”, dijo Lady Di en la Conferencia Infancia y SIDA en abril de 1991.

FOTO: INTERNET / La Princesa Diana fue la primera celebridad en darle la mano a un paciente con sida sin guantes de por medio.

La Princesa Diana inició todo un movimiento, incluso animó a que otras celebridades contaran sus historia como el actor Rock Hudson, quien anunció que tenía la enfermedad en un breve comunicado dos meses antes de morir. A ella se unió su gran amigo Freddy Mercury, el vocalista de Queen, quien también decidió hacer público que era portador del VIH en 1991, un día antes de morir de una bronconeumonía.

En 1990 fue la última aparición de Freddy Mercury, un día antes de morir habló abiertamente sobre su enfermedad.

Incluso en 1991, Elizabeth Taylor fundó su propia organización, The Elisabeth Taylor Aids Foundation y un año después la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas le dio el premio humanitario Jean Hersholt por su contribución a la causa de la investigación del sida. También Madonna fue parte de esta lucha, en 1987 cedió los beneficios de su actuación en la gira ‘Who's That Girl’ a la Fundación Estadounidense para la Investigación del SIDA (AMFAR), al igual que Elton John, que, tras la muerte de un amigo cercano, creó una fundación con su nombre en 1992 para prevenir el VIH y apoyar a los enfermos.

En 2012, Elton John dijo: 'Debería de estar muerto', ya que en su juventud nunca tomó precauciones.