Fotos: Jetza Múzquiz
Familiares de Juan Pablo, de 63 años de edad, no se explican los motivos que lo llevaron a atentar contra su existencia, pues la cena de Navidad se desarrolló sin contratiempos y él nunca mostró signos de depresión, dijeron

Saltillo.- Sin dar mayores explicaciones a sus familiares, un hombre de la tercera edad enlutó la celebración de Navidad al cometer suidicio y ser hallado en la habitación de su casa por su hijastro, durante la tarde de ayer.

Los parientes de Juan Pablo, de 63 años de edad, no se explican los motivos que lo llevaron a atentar contra su existencia, pues la cena de Navidad se desarrolló sin contratiempos y él nunca mostró signos de depresión.

Alrededor de las 3:00 de la tarde se recibió la llamada de auxilio a los números de emergencia 911 para pedir apoyo de una ambulancia en la calle Tercera, de la colonia Agua Nueva, donde un hombre se hallaba inconsciente y ya no respiraba.

Al lugar se dirigieron elementos del Cuerpo de Bomberos para valorar al paciente, no obstante, ya nada se podía hacer por él pues tenía varios minutos de haber perdido la vida, limitándose a dar parte a la Policía Municipal y al Ministerio Público.

En palabras de José, hijastro del finado, iba a llamar a Juan Pablo para que saliera de su habitación y acompañara a la familia en la mesa para comer, sin embargo, lo halló con un cinto amarrado al cuello, por lo que se apresuró a actuar.

Media hora antes de la tragedia, la esposa de Juan Pablo comentó haberlo visto acostado en la cama y parecía dormido, por lo que no lo molestó hasta que se llegó el momento de servir los alimentos.

Junto al cuerpo no se halló ningún mensaje póstumo, acudiendo elementos de la Unidad de Investigación de Homicidios de la FGE para hacerse cargo del levantamiento de los restos y su traslado al Semefo para las consecuentes investigaciones.