AP
Le recriminaron la eliminación de la Champions League y la 'pulga' los encaró

Después del partido, mientras abandonaban la ciudad de Liverpool, Lionel Messi vivió un momento de tensión con algunos aficionados que le recriminaron su accionar en el partido. 

El capitán azulgrana llegó al aeropuerto acompañado por Pepe Costa, director de la oficina del jugador.

Messi tuvo que someterse al control antidóping y se retrasó más de lo habitual, con lo que se sumó a la expedición azulgrana algo más tarde. 

Mientras pasaba por el control de seguridad, un grupo reducido de aficionados del Barcelona decepcionados por la derrota, le recriminaron al capitán la eliminación de la Champions. Messi, también afectado por la decepción y por haber escuchado algún insulto, se giró hacia ellos diciendo que qué pasaba. 

Pepe Costa, encargado de la atención a los jugadores, se lo llevó para que el roce no fuera a mayores.

Otro grupo de aficionados, también reducido, salió en defensa de Messi y le aplaudió.