Especial
La agencia calificadora destacó la prudencia en política fiscal, el sólido desempeño de las finanzas públicas, niveles bajos de deuda y un marco de política macroeconómica consistente

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que la agencia Fitch Ratings ratificó la calificación crediticia para la deuda soberana de México en BBB-, con perspectiva estable, debido a la prudencia en política fiscal, el sólido desempeño de las finanzas públicas, niveles bajos de deuda y un marco de política macroeconómica consistente. La decisión está en línea con las ratificaciones en 2021 de las agencias JCR, Moody’s, HR Ratings, DBRS y KBRA. 

En su cuenta de Twitter, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio, señaló que los resultados se lograron sin elevar impuestos ni contraer el gasto, manteniendo los ingresos tributarios en 0.8 por ciento reales en 2020, pese a la caída económica y contrario a otras crisis. 

“La ratificación preserva el #acceso favorable a los #mercados nacionales e internacionales”, apuntó. 

En un comunicado la agencia indicó que la calificación está restringida por una gobernanza relativamente débil, un desempeño silencioso de crecimiento a largo plazo y las implicaciones para las propias finanzas de la estrategia del gobierno federal de aliviar la carga tributaria de Petróleos Mexicanos (Pemex). 

Al respecto, la dependencia refrendó la estrategia iniciada en 2019 para el fortalecimiento de Pemex, que es el mayor contribuyente del presupuesto federal, como una inversión de mediano y largo plazo. 

En un comunicado, la dependencia señaló que esta estrategia ha permitido estabilizar la producción petrolera y aumentar las reservas durante 2019 y 2020, luego de años de caídas consecutivas, al tiempo que se han preservado finanzas públicas sanas. 

Como resultado, en 2020 Pemex contribuyó al erario público con cerca de 600 mil millones de pesos, en el peor año para la industria petrolera desde 1933. 

Perspectiva estable 

En tanto, la perspectiva estable está respaldada por el desempeño relativamente sólido de las finanzas públicas, a pesar de los desafíos a mediano plazo, pues esto soporta la evaluación de la credibilidad de la política macroeconómica como una fortaleza de calificación y un respaldo a la confianza del sector privado, a pesar de algunos riesgos de gobernabilidad y política microeconómica. 

En este contexto, la Secretaría de Hacienda indicó que la reafirmación de Fitch ayuda a preservar el acceso favorable para el sector público y privado a los mercados financieros internacionales y nacionales.