Mi mamá tiene días en el hospital; yo estoy en mi casa sin verla. Sufro mucho al pensar que está solita. Mi mamá tiene problemas de corazón, pero mientras descartan que tenga coronavirus, está aislada e internada y nosotros, la familia no podemos estar ahí. Es horrible no poder acompañar, abrazar ni vernos.

Siento que esta epidemia no solo causa enfermedad y muerte; el distanciamiento social, el aislamiento para evitar la transmisión del virus separan a las personas cuando más se necesitan, cuando están enfermas, angustiadas.

Hija Triste

 

Estimada Hija Triste:

Ten en cuenta que tanto médicos como enfermeras conocen la importancia del factor emocional y de informar a las familias. Intentan hacerlo al menos una vez al día. La tecnología, celulares, tabletas, apps de videollamadas... son ahora grandes aliados. Aprovéchalos. Los humanos necesitamos proximidad física que acaba siendo emocional, las tecnologías suplen ahora esa cercanía física. Una llamada puede aligerar la ansiedad o la soledad.