Archivo
Integrantes de la caravana migrante enviaron una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador en la que solicitaron ingreso y tránsito por territorio mexicano

El gobierno mexicano rechazó la petición de los integrantes de la caravana migrante proveniente de Centroamérica para que se les permita el libre tránsito por territorio nacional en su paso a Estados Unidos, sin necesidad de esperar a que se resuelva antes su situación migratoria.

A través del Instituto Nacional de Migración (INM), el gobierno expuso que "las disposiciones jurídicas no establecen una calidad migratoria de tránsito, razón por la cual, no es posible obsequiar positivamente su petición".

Integrantes de la caravana enviaron una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador en la que solicitaron ingreso y tránsito por territorio mexicano a través del Puente Fronterizo Rodolfo Robles, Suchiate 1, ubicado en Ciudad Hidalgo, Chiapas y en su camino a la frontera con Estados Unidos.

Amagaron con que de no tener respuesta positiva cruzarían por el Río Suchiate, lo cual terminaron haciendo horas después, al no estar de acuerdo con la respuesta del gobierno.

En repuesta, la titular de la Oficina de Representación del INM en Chiapas, Carmen Yadira de los Santos Robledo, dio lectura a la respuesta del gobierno en la que se estableció que se les permitiría el ingreso cumpliendo los requisitos establecidos en la ley y en caso de violaciones a ésta se harían valer las normas aplicables.

Ante esto, la funcionaria invitó a los migrantes "a pasar la frontera territorial de México en orden para su registro y resolver cada una de las peticiones".

El texto dirigido a las personas migrantes recuerda que "los extranjeros, al acceder a territorio nacional, deberán cumplir con la Ley de Migración que, señala: deberá ser regulada, segura y ordenada.

"Las disposiciones jurídicas no establecen una calidad migratoria de tránsito, razón por la cual, no es posible obsequiar positivamente su petición. Sin embargo, el Instituto con fundamento en el artículo 37 de la Ley de Migración, permitiría el ingreso cumpliendo los requisitos".

En la misiva de respuesta se invita a que "pasen las niñas y niños no acompañados y acompañados, así como personas migrantes de condición vulnerable, para proporcionar dignidad humana de conformidad con los derechos humanos, protección humana y políticas de humanismo del Gobierno de la República".

El gobierno, se insiste, está comprometido a que se mantenga una migración segura, ordenada y regular. El Instituto Nacional de Migración hará cumplir la ley en caso de violación a ésta. En Gobierno de México mantiene apertura al diálogo y reitera su compromiso con el respeto a los derechos humanos.