Epstein la obligó a practicarse una cirugía vaginal para prostituirla, él y Ghislaine Maxwell amenazaron con tirarla en las aguas donde habitan los lagartos si denunciaba

Estados Unidos.- Una nueva presunta víctima ha denunciado que Jeffrey Epstein violó y abusó sexualmente de ella frente a su hijo de ocho años, también estuvo involucrada su supuesta proxeneta, Ghislaine Maxwell. Ambos amenazaron a la víctima de tirarla en las aguas donde habitan los lagartos si los denunciaba con las autoridades de abuso sexual infantil.

Según los materiales judiciales, la mujer es citada como ‘Joe Doe’, en el momento de ser violentada tenía 26 años y vivía en el condado de Broward, Florida, donde trabajaba como agente de bienes raíces. Conoció a Epstein y Maxwell en una c0mida organizada por su jefe a principios de 2007. La mujer se describe como “una devota musulmana casada de ascendencia turca”.

Cuenta que la primera violación sucedió en 2008 en la casa de Epstein en Palm Beach. Después de abusar sexualmente de ella, le dieron 200 dólares y la obligaron a subir a un carro con ellos para recoger al hijo de ocho años de edad. En el camino la amenazaron en tirarla a los aligátores si denunciaba a Epstein.

Joe Doe y su hijo fueron llevados a un hotel en la ciudad de Naples, en repetidos días Epstein abusó de ella en presencia del menor. No fue todo, durante los siguientes meses, la pareja prostituyó a la mujer, incluso le practicaron un cirugía vaginal para que la mujer dijera que tenía 17 años.

“La cirugía se realizó en la casa de una persona adinerada por un hombre con acento ruso. Ese procedimiento violento e ilegal fue una chapuza, dejando a la demandante mutilada, con dolores, discapacitada y con una disfunción sexual permanente”.

La víctima explica que nunca dijo nada porque el multimillonario le habló de sus supuestas conexiones con la FBI, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas y otras autoridades federales y estatales. Dijo que no sigue las noticias, por lo que no supo de su arresto ni de su muerte en 2019. En verano de 2020 se enteró de su muerte y decidió denunciarlo.