Brenda Orquídea Matuz Chacón, con apenas ocho meses en el servicio militar, fue hallada muerta. | Foto: Especial
El padre de la joven, Jesús Matuz explicó que la soldado raso estuvo en Tuxtla Gutiérrez con sus cuatro compañeros en un bar, en la tarde-noche regresaron a Chicoasén y después ya no se le volvió a ver en su base militar

Ciudad de México.- Brenda Orquídea Matiz Chacón de 26 años de edad, militar recién ingresada a las Fuerzas Armadas, fue hallada muerta en aguas de la presa Chicoasén luego de haber salido el viernes en su día franco con cuatro militares más.

De acuerdo con el semanario Proceso, Matiz Chacón habría salido el viernes 5 de abril en su día franco con cuatro compañeros más del destacamento militar de Chicoasén, a 20 kilómetros de distancia de la capital de Chiapas, hacia la presa hidroeléctrica Manuel Moreno Torres.

El padre de la joven, Jesús Matuz explicó que la soldado raso estuvo en Tuxtla Gutiérrez con sus cuatro compañeros, en la tarde-noche regresaron a Chicoasén y después ya no se le volvió a ver en su base militar. Algunos testigos dijeron que se había dirigido al embarcadero junto a la presa con otro compañero, pero el sábado 6 de abril no estuvo en su dormitorio.

La joven tuvo contacto con su padre el jueves 4 de abril. Ella habría planeado visitar su lugar de origen, el pueblo de Emiliano Zapata, en el municipio de Cintalapa, para visitar a un familiar que se encontraba en grave estado de salud.

Luego de emitir una denuncia ante la Fiscalía General del Estado, Jesús Matuz fue informado la mañana de hoy que su hija fue encontrada sin vida en la orilla de la presa Chicoasén.

De acuerdo con información disponible, los cuatro elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional fueron arrestados y serán presentados ante la FGE para continuar las investigaciones de la Brenda Matiz.

FEMINICIDIOS AUMENTAN 50% EN TODO EL PAÍS

El aumento de los ataques contra mujeres se extendió durante todo 2018 en gran parte del territorio mexicano.

En México se mata entre nueve y 10 mujeres al día y con un total anual de 3 mil 580 muertes violentas –de las que sólo 834 son investigadas como feminicidios–, el número de asesinatos contra mujeres perpetrados en 2018 subió a nivel nacional 9.41 por ciento, en comparación con 2017, cuando se reportaron 3 mil 272 casos y sólo 735 de estos se indagan como feminicidios, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

De esta forma, la cifra de asesinatos de mujeres creció en 16 entidades federativas: el 50 por ciento del país. Guanajuato, Jalisco, Baja California, Campeche y Quintana Roo son los estados donde porcentualmente se disparó este delito.