ESPECIAL
La actriz, esposa de John Travolta y conocida por sus papeles en películas como ‘Twins’ o ‘Jerry Maguire’, falleció el pasado domingo por complicaciones derivadas de un cáncer de mama. Ahora, la recordamos con esta entrevista que nuestro corresponsal le realizó en 2018

¿Te preocupa hasta cierto nivel lo que puede pasarles en un mundo tan extraño como Hollywood? Mi hija es muy inteligente y muy sabia, pero nosotros también la estamos protegiendo. Y pensamos continuar haciendo lo mismo, lo más que podamos, dándole las herramientas para que pueda lograr lo que busca en este mundo.

¿Ella usa el apellido de Travolta? Sí, porque ese es su apellido (Risas).

Pregunto porque hay actores que no quieren que los identifiquen con los padres. Nicolas Cage se llamaba Coppola y se puso Cage para evitar la inmediata asociación en la mejor época de Francis Ford Coppola. Bueno, es difícil escaparle al apellido porque también ya la conocen en el medio y sería muy extraño que cambie el nombre. Supongo que mis hijos, los dos, también son únicos como individuos y les va a ir bien así.

¿Y en tu caso, por qué ya no trabajas tanto en cine como antes? ¿Es por la familia o por John Travolta? Es por todo lo que pasó con mi hijo Jett (tenía 16 años cuando falleció al caerse en el baño de la casa de vacaciones en Bahamas, en enero de 2009) y por eso yo di un paso atrás y solo trabajé en algunas cosas que me llamaron, pero yo también quería darle a John (Travolta) todo mi tiempo, igual con mis otros hijos. Y ahora ya estoy preparada para volver a trabajar. Ya me van a ver trabajando mucho más. Tengo dos películas que están en diferentes niveles. Una todavía necesita director y la otra está esperando el ‘ok’ para la financiación. También estoy trabajando en otro tema que no tiene que ver con la actuación, pero es algo que me apasiona y todavía no puedo contar nada, pero es un negocio que voy a promocionar dentro de tres o cuatro meses. Pero claro, quiero seguir con la actuación y el cine.

Por todo lo que pasó con mi hijo Jett... yo di un paso atrás... quería darle a John (Travolta) todo mi tiempo, igual con mis otros hijos. Y ahora ya estoy preparada para volver a trabajar”.
Kelly Preston, actriz.

¿Se nota cierto cambio en Hollywood con la forma en que hoy aprovechan mucho más a las actrices de tu edad, en comparación con diez o quince años atrás? ¿Cuándo pensaban que ya no iba a trabajar más porque imaginaban que estaba muerta? (Risas) Es verdad. Hoy hay roles mucho más interesantes no solo en cine sino también en la televisión, pero la televisión es maravillosa hoy en día. Hay grandes roles y muy buenas historias que abren bastantes oportunidades.

¿Y en relación con el movimiento #MeToo y las acusaciones de acoso sexual, cuál fue tu propia experiencia? A mí me parece que todo el movimiento es algo bueno que está pasando y es maravilloso que genere un diálogo, que reúna gente para crear un cambio que no solo pasa en nuestra industria. Es algo que se vive en todo el mundo y a mí me gusta el hecho de que hablemos del tema, que ya no vamos a tolerar ciertas cosas. Las mujeres y los hombres juntos son maravillosos y pueden ir adelante generando un cambio, juntos.

Ya que hablamos del tema del cambio en la búsqueda de igualdad de derechos de la mujer, hay un campo en que la mujer casi ni figura y es en las aerolíneas, como pilotos. Es cierto, sí.

Pero tu esposo, John Travolta vuela aviones como piloto. ¿Nunca intentaste probar al menos? Yo soy muy buena como azafata (risas). Cuando se pone difícil algún vuelo, yo también estoy feliz de que John sea el que está volando el avión y prefiero dejarle todo a él. Es todo muy complicado. Y yo tengo demasiado trabajo ya con mis hijos y no tendría tiempo.

Victoria Gotti solía tener un reality show con la familia ¿Te animarías a algo parecido? (Risas) ¡Nunca!

¿En cierta forma se siente que tu vida ya es un reality al ser tan famosos? Sí. Nosotros vivimos nuestro propio reality show donde además organizamos nuestras propias producciones de teatro en casa, así que también producimos nuestro propio reality… y además entramos también al mundo de los medios sociales, por primera vez.

La playa de Cannes se había iluminado con una pantalla gigante que proyectó totalmente gratis la película “Grease”, como una buena forma de festejar el 40 aniversario. Y a un costado, sin ninguna cámara delante, John Travolta bailaba con su esposa, Kelly Preston, como si fueran novios. Juntos, habían llegado para el estreno mundial de la película “Gotti”, en medio del Festival de Cannes, apareciendo también en la ficción como un feliz matrimonio, aunque en el cine mostraron otro estilo de vida, detrás de la verdadera historia de la mafia italiana. Y en medio del glamour francés, en la exclusiva suite que solía ocupar Grace Kelly, en el séptimo piso del Hotel Carlton, nos recibió la ‘Primera Dama de Hollywood’, Kelly Preston. A la vuelta de aquel viaje, descubrió que tenía cáncer de mama. La lucha por superarlo no fue suficiente y en medio de la pandemia, falleció por otra enfermedad mucho peor. Y esta fue una de sus últimas entrevistas.

¿Podríamos saber cómo fue que conociste a John Travolta? Nos conocimos en una prueba de casting para una película, hace muchos pero muchos años. Yo estaba sentada en la sala de espera donde había otras dos mujeres, para el mismo casting. Y lo vi llegar desde la otra punta de la habitación, con sus dos perros, caminando hacia mí. Me acuerdo que pensé ‘¡Mi Dios!’. Se acercó, se presentó y yo pensé ‘Estoy en problemas’.

¿Conseguiste el rol de aquella prueba de casting? Sí, sí, quedé seleccionada entre las tres.

¿Qué película era? Era una película que se llamó ‘The Experts’, una comedia de una producción de bajo presupuesto que filmamos hace 30 años. Y ya van 27 años que estamos casados.

 

¿Y te diste cuenta que te habías casado con un ícono del cine del nivel de Marilyn Monroe? Sí, él es una leyenda viviente.

¿Y cómo es estar casada con alguien tan famoso que la gente ama en todos los rincones del planeta? (Risas) Lo sé. Ya me acostumbré, pero me encanta como lo aman todos. No importa si estamos en Francia o Italia o cualquier parte del mundo, la gente lo ama, crecieron con él. La gente está demasiado familiarizada con todas sus películas y cada uno también tiene una favorita diferente. Todo eso, me encanta.

¿Cuál es tu favorita? Te diría que es una película llamada… ‘Fiebre de Sábado por la Noche’. Es un fenómeno.

¿Qué tan fenomenal son las peleas en casa, sin cámaras alrededor? Nosotros no nos peleamos. A ninguno de los dos nos gusta pelear y es algo que descubrimos desde muy temprano. Conocemos demasiado los botones que no tenemos que apretar para molestarnos y juntos evolucionamos muchísimo a lo largo de tantos años juntos. No nos gusta pelear para nada y por lo tanto, no lo hacemos.

¿Significa que evitan hablar de ciertos temas? Hablamos sobre todos los temas, pero tratamos de evitar que llegue al punto de una pelea. Si nos acercamos a una pelea, nos tomamos una pausa para hablarlo más tarde o lo dejamos pasar. Si es algo que no se puede hablar en un momento donde estamos demasiado enojados, simplemente no lo hablamos en ese preciso momento. Tampoco nos vamos a dormir enojados, lo hablamos antes, siempre.

¿Travolta también baila en casa, como en el cine? Sí. Nos encanta bailar juntos. Tratamos de encontrar lugares buenos para ir a bailar y es difícil hoy en día, pero bailamos en casa. Jugamos mucho en familia y con nuestros hijos. Todos bailamos y también armamos pequeñas obras de teatro donde vienen otros familiares. Nos divertimos bastante.

¿Te preocupa hasta cierto nivel lo que puede pasarles en un mundo tan extraño como Hollywood? Mi hija es muy inteligente y muy sabia, pero nosotros también la estamos protegiendo. Y pensamos continuar haciendo lo mismo, lo más que podamos, dándole las herramientas para que pueda lograr lo que busca en este mundo.

¿Ella usa el apellido de Travolta? Sí, porque ese es su apellido (Risas).

Pregunto porque hay actores que no quieren que los identifiquen con los padres. Nicolas Cage se llamaba Coppola y se puso Cage para evitar la inmediata asociación en la mejor época de Francis Ford Coppola. Bueno, es difícil escaparle al apellido porque también ya la conocen en el medio y sería muy extraño que cambie el nombre. Supongo que mis hijos, los dos, también son únicos como individuos y les va a ir bien así.

¿Y en tu caso, por qué ya no trabajas tanto en cine como antes? ¿Es por la familia o por John Travolta? Es por todo lo que pasó con mi hijo Jett (tenía 16 años cuando falleció al caerse en el baño de la casa de vacaciones en Bahamas, en enero de 2009) y por eso yo di un paso atrás y solo trabajé en algunas cosas que me llamaron, pero yo también quería darle a John (Travolta) todo mi tiempo, igual con mis otros hijos. Y ahora ya estoy preparada para volver a trabajar. Ya me van a ver trabajando mucho más. Tengo dos películas que están en diferentes niveles. Una todavía necesita director y la otra está esperando el ‘ok’ para la financiación. También estoy trabajando en otro tema que no tiene que ver con la actuación, pero es algo que me apasiona y todavía no puedo contar nada, pero es un negocio que voy a promocionar dentro de tres o cuatro meses. Pero claro, quiero seguir con la actuación y el cine.

 

¿Se nota cierto cambio en Hollywood con la forma en que hoy aprovechan mucho más a las actrices de tu edad, en comparación con diez o quince años atrás? ¿Cuándo pensaban que ya no iba a trabajar más porque imaginaban que estaba muerta? (Risas) Es verdad. Hoy hay roles mucho más interesantes no solo en cine sino también en la televisión, pero la televisión es maravillosa hoy en día. Hay grandes roles y muy buenas historias que abren bastantes oportunidades.

¿Y en relación con el movimiento #MeToo y las acusaciones de acoso sexual, cuál fue tu propia experiencia? A mí me parece que todo el movimiento es algo bueno que está pasando y es maravilloso que genere un diálogo, que reúna gente para crear un cambio que no solo pasa en nuestra industria. Es algo que se vive en todo el mundo y a mí me gusta el hecho de que hablemos del tema, que ya no vamos a tolerar ciertas cosas. Las mujeres y los hombres juntos son maravillosos y pueden ir adelante generando un cambio, juntos.

Ya que hablamos del tema del cambio en la búsqueda de igualdad de derechos de la mujer, hay un campo en que la mujer casi ni figura y es en las aerolíneas, como pilotos. Es cierto, sí.

Pero tu esposo, John Travolta vuela aviones como piloto. ¿Nunca intentaste probar al menos? Yo soy muy buena como azafata (risas). Cuando se pone difícil algún vuelo, yo también estoy feliz de que John sea el que está volando el avión y prefiero dejarle todo a él. Es todo muy complicado. Y yo tengo demasiado trabajo ya con mis hijos y no tendría tiempo.

Victoria Gotti solía tener un reality show con la familia ¿Te animarías a algo parecido? (Risas) ¡Nunca!

¿En cierta forma se siente que tu vida ya es un reality al ser tan famosos? Sí. Nosotros vivimos nuestro propio reality show donde además organizamos nuestras propias producciones de teatro en casa, así que también producimos nuestro propio reality… y además entramos también al mundo de los medios sociales, por primera vez.