El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, supervisa un "simulacro de ataque" para varios lanzadores y un arma táctica guiada en el Mar del Este durante un simulacro militar. Foto: Reuters(Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA)
El llamado de Kim Jong Un a tener una "actitud total de combate" se produce tras la incautación de un gran buque de carga norcoreano acusado de trasladar ilícitamente carbón, en una violación de las sanciones de Estados Unidos.

El líder de Corea del Norte ordenó al ejército que aumente su capacidad de ataque mientras dirigía otro lanzamiento de misiles, dijeron hoy medios estatales, en momentos en que crecen las tensiones por unas pruebas que parecen mostrar el desarrollo de un nuevo sistema avanzado de proyectiles.

El llamado de Kim Jong Un a tener una "actitud total de combate" se produce tras la incautación de un gran buque de carga norcoreano acusado de trasladar ilícitamente carbón, en una violación de las sanciones de Estados Unidos.

El aumento de las tensiones también se da en medio de un estancamiento del diálogo tras el fracaso de la segunda cumbre entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a raíz de las demandas de Washington para el desarme nuclear de Pyongyang y los pedidos del líder norcoreano para que se alivien las sanciones contra su país.

"(Kim) hizo hincapié en la necesidad de aumentar aún más la capacidad de las unidades de defensa (...) para llevar a cabo tareas de combate y mantener una actitud total de combate para hacer frente a cualquier emergencia", informó la agencia de noticias KCNA.

La prueba de dos misiles de corto alcance realizada el jueves y el lanzamiento de una serie de proyectiles el sábado fueron los primeros ensayos de este tipo por parte de Corea del Norte. Foto; AP

Kim señaló que "la paz genuina y la seguridad del país están garantizadas solo por la fuerza física capaz de defender su soberanía", sostuvo KCNA, que agregó que el líder norcoreano "estableció tareas importantes para aumentar aún más la capacidad de ataque”.

La prueba de dos misiles de corto alcance realizada el jueves y el lanzamiento de una serie de proyectiles el sábado fueron los primeros ensayos de este tipo por parte de Corea del Norte desde que lanzó un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) en noviembre de 2017.

Luego de ese episodio, Kim declaró que la construcción de su fuerza nuclear estaba completa y celebró tres reuniones con el presidente surcoreano Moon Jae-in y dos con Trump.

Moon dijo el jueves que las pruebas probablemente fueron una reacción a la fallida segunda cumbre con Trump en Hanói en febrero, pero sostuvo que cree que Corea del Norte mantiene la esperanza de continuar con las negociaciones.