Foto: Internet
La socialité y empresaria siempre tiene nuevas ideas para hacer crecer sus negocios, aunque en esta ocasión parece ser que cometió un gran error; Kardashian lanzó un nuevo producto y, sin querer, hirió en lo más profundo a todo Japón

Kim Kardashian ya no es solo una socialité más, la esposa de Kanye West se ha convertido en una exitosa empresaria en cuanto a maquillaje y redes sociales se trata, pero parece ser que en esta ocasión la también madre de cuatro no calculó bien sus movimientos, y ahora toda una nación pide una disculpa.

Hace unos días, Kim anunció el lanzamiento de "Kimono", una línea de ropa interior, específicamente de fajas, que registró con el nombre de “Kimono”, como la prenda tradicional japonesa que representa gran parte de la cultura nipona. 

Según la socialité lanzar la marca bajo ese nombre fue una forma de hacer “homenaje” a la prenda que “celebra y estimula la forma y las curvas de la mujer”, sin embargo, los japoneses no podrían estar más enojados con la apropiación cultural de la prenda, pues para ellos, es todo lo contrario.

En su cultura, el “Kimono” está asociado con los momentos más especiales de la vida. Las mujeres casadas no usan la misma prenda que cuando están solteras, tampoco se lleva el mismo en una boda que en un luto, por ejemplo. Con Kardashian como propietaria intelectual de su nombre -en los Estados Unidos por lo menos-, ahora todos deberán pasar por ella si quieren mencionar a la tradicional prenda japonesa (Kim ya tomó posesión del Instagram @Kimono y el site kimono.com). 

En redes sociales, los usuarios se han manifestado bajo el hashtag #KimOhNo para que la empresaria cambie el nombre, sin embargo, ella no ha dado señales de hacerlo.