La NHL y algunas de sus franquicias han realizado esfuerzos coordinados para llegar a las audiencias latinas | Foto: Samantha Gades
A partir de la siguiente temporada ESPN tendrá los derechos mediáticos internacionales de la National Hockey League en Latinoamérica y el Caribe

Por Andrew Knoll 

Jesús López había narrado jugadas de varios deportes antes de 2017… pero nunca de hockey sobre hielo.

Mientras investigaba sobre el juego, le dieron una sugerencia para sus narraciones de radio en español: incorpora los sonidos tradicionales del fútbol.

Algunos términos familiares de las transmisiones de fútbol mexicano y el inconfundible grito de “¡gooooooool!” que permea el deporte ya habían adornado el Mundial y casi cualquier otra copa existente. La Copa Stanley se ha sumado a esa lista.

La NHL y algunas de sus franquicias han realizado esfuerzos coordinados para llegar a las audiencias latinas. Como parte del acuerdo de siete años por los derechos de transmisión que The Walt Disney Co. anunció este mes que había firmado con la liga para regresar los juegos de la NHL a ESPN a partir de la siguiente temporada, la cadena tendrá los derechos mediáticos internacionales en Latinoamérica y el Caribe. Un vocero de la liga dijo que se esperaba que ESPN lograra tener disponible el contenido de la NHL para la televisión tradicional, así como para las plataformas digitales y sociales en la región y habría más detalles por venir.

Antes de la temporada 2019-2020, Alex Meruelo, un cubano-estadounidense, de los Coyotes de Arizona, se convirtió en el primer dueño latino en tener una participación mayoritaria en la NHL. Luego, Xavier A. Gutiérrez de México se volvió el primer presidente latino de un equipo de la liga con Arizona. La temporada pasada, la NHL también lanzó un sitio web de la liga en español y tres equipos —Chicago, Los Ángeles y Las Vegas— suelen transmitir los partidos en español en la radio.

En Los Ángeles, los Kings se embarcaron en una sociedad innovadora. El año pasado, expandieron el programa Junior Kings a Ciudad de México después de arrancar el programa en 2018 en Pekín. El objetivo de los Kings es desarrollar jugadores por medio de entrenamientos de alto nivel, campamentos y competencias que buscan cerrar la brecha de recursos entre los jugadores mexicanos y sus homólogos de cualquier parte de Norteamérica.

Francisco X. Rivera, un comentarista de Ciudad de México que narra los partidos de los Kings en español, se ha involucrado a profundidad en el programa, el cual está dirigido a niños y niñas cuyas edades oscilan entre los 4 y los 18 años. Durante la pandemia, ha sostenido videollamadas bilingües con los jugadores que compiten en una liga de siete equipos con más de cien participantes. Derek Armstrong, un excentral que trabaja en la directiva del equipo, ofrece instrucciones durante las sesiones.

“El objetivo principal sería encontrar a ese jugador, ya sea nacido en México o un mexicano-estadounidense, que represente bien al país”, comentó Rivera, de 39 años. “Imagina tener a ese chico que sea el representante de México, que saliera de nuestro programa. Sería un logro que nadie nos podría arrebatar”.

La NBA ha tenido estrellas, como Manu Ginóbili de Argentina y Pau Gasol de España, que prosperaron en mercados con una gran presencia latina como San Antonio y Los Ángeles, donde Kobe Bryant también solía comunicarse en español.

Sin embargo, la NHL aún no ha presentado a ese tipo de figuras entre sus filas de jugadores.

No obstante, la liga ha tenido a varios jugadores hispanos. Scott Gomez, un estadounidense de ascendencia mexicana y colombiana, fue estrella de los Devils de Nueva Jersey en la década de 2000. Bill Guerin, el delantero y actual gerente general de los Wild de Minnesota, es de ascendencia nicaragüense e irlandesa. El exarquero de los Rangers de Nueva York, Al Montoya, habla español con fluidez, tiene herencia cubana y con frecuencia aparecía en la radio en español cuando jugaba para los Panthers de Florida.

En la actualidad, la liga tiene jugadores con raíces mexicanas en el delantero izquierdo de Las Vegas Max Pacioretty, quien jugó en la selección olímpica de Estados Unidos, y el centro de los Maple Leafs de Toronto, Auston Matthews, uno de los máximos anotadores y la primera selección de 2016.

A pesar de que varios equipos están en mercados con poblaciones latinas significativas, no se han comprometido de lleno con las transmisiones en español.

Al sur de Florida, los Panthers incursionaron en las transmisiones de radio en español durante sus primeras tres temporadas a partir de 1993, cuando jugaban en Miami, y de nuevo a mediados de la década de 2010.

El involucramiento de los Kings en las transmisiones en español hace tres años llegó inmediatamente después de la aventura efímera que fue Spectrum Deportes, una réplica de la cadena regional de cable en inglés que transmitía a los Lakers y los Dodgers antes de ser cancelada en 2018 tras seis años de existencia.

La cobertura de radio de los Kings es más limitada en rango de lo que era en Spectrum Deportes, así como de la de su predecesora de los años noventa, La Cadena Deportiva, la cual transmitía a los Lakers, los Padres de San Diego, los Kings y los Anaheim Ducks entre los otros deportes que difundió por televisión en español durante esa década.

Los Kings también tuvieron transmisiones de radio en español que terminaron en la temporada 1997-1998.

“Algunas de ellas son una maniobra de relaciones públicas, y transmiten dos juegos acá o tres juegos allá. Pero en realidad no llegan a ningún lado porque no tienen el respaldo económico ni le dan el tiempo”, opinó Cesar Sutil, un productor de La Cadena Deportiva durante sus dos temporadas (1993-1994 y 1994-1995) que transmitió todos los partidos de local de los Kings y los Ducks.

Aunque los Kings no usaron su éxito de la década pasada para diversificar su programación —ganaron campeonatos en 2012 y 2014, pero no comenzaron sus transmisiones en español sino hasta 2018—, los Blackhawks de Chicago sí lo hicieron. Durante las últimas seis temporadas, su presencia en los medios de habla hispana y la comunidad latina ha crecido. En la actualidad, transmiten todos sus partidos de local por radio en español.

Héctor Lozano, un exnarrador de Chicago de 52 años que también ha trabajado con otras franquicias de la ciudad, incluidos los Bulls de la era de Michael Jordan, comentó que había percibido un repunte importante en el entusiasmo por el hockey dentro de la comunidad latina de Chicago.

“Después de ganar las Copas Stanley en 2010, 2013 y 2015, ya sabes, todo el mundo quería estar asociado con un ganador”, opinó Lozano.

Las Vegas desde el principio ha demostrado un compromiso para llegar a las audiencias de habla hispana, pues ha tenido una participación comunitaria y transmisiones radiales desde su temporada inaugural en 2017-2018. Los Golden Knights ahora transmiten todos los juegos de local y todas las finales por radio en español y ofrecen la opción de escuchar el audio en español en la transmisión televisada en inglés vía la función SAP. Llegan a siete estados, incluidas muchas áreas con poblaciones latinas significativas. También tienen cuentas separadas en español de Instagram y Twitter.

En 2018, los Golden Knights se convirtieron en el primer equipo en transmitir en español los juegos de la final de la Copa Stanley, con López al micrófono.

López, de 52 años y oriundo de Guadalajara, México, mencionó que, cuando se dispuso a desarrollar su estilo, era difícil encontrar ejemplos de transmisiones de hockey en español. Se inspiró en un corto animado de Disney de 1945 llamado “Hockey Homicide”. Consideró que la narración capturaba el espíritu del juego y la implementó en su enfoque.

“Cada deporte tiene su alma, pero el alma del hockey es diferente a todo lo demás”, comentó López. “Es un deporte artístico que puede volverse muy rudo”.

López les ofrece a los escuchas descripciones de acciones en el “círculo de la disputa” y narra la caracterización vívida de un golpe con el palo de hockey: “¡Lo azotó con su bastón!”.

Claro está, los tres maestros de la narración usan el indeleble grito de gol a todo pulmón.

“Siempre voy a dar lo mejor porque esto se ha vuelto como mi hijo. Lo quiero, quiero guiarlo y hacer algo hermoso con su vida”, opinó López. “Llevarle algo que le guste a la gente de mi comunidad ha sido un honor, un reto. Pero un gran honor”.

c.2021 The New York Times Company