Resistentes. Los cultivos de alfalfa y avena, entre otros, no sufren mayores afectaciones por el frío.
Delegado de la Sagarpa no ve problema para lo que se espera cosechar en la comarca

Armando García Triana, delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en la Región Lagunera de Coahuila y Durango, aseguró que la caída de nieve en la región será benéfica para el sector agropecuario, pues explicó que los cultivos en pie tienen una resistencia a las bajas temperaturas.

El delegado detalló que actualmente se tiene el cultivo de la avena forrajera, estimando una superficie establecida en La Laguna de 15 mil 760 hectáreas y la avena se caracteriza por ser muy resistente al intenso frío. Otro cultivo en pie actualmente son los perennes como la alfalfa, cuya superficie asciende a las 39 mil 703 hectáreas.

“Consideramos que la alfalfa no se verá afectada en su producción, dado que en este momento dicho cultivo se encuentra en un intervalo productivo en el cual no se realizan cortes o cosecha”, explicó.

Otro cultivo perenne es el nogal, en producción y desarrollo, donde se tiene una superficie establecida de 10 mil 681 hectáreas. Dicho cultivo también se encuentra en ese periodo de descanso.

MÁS FRÍO, MÁS RENDIMIENTO

García Triana explicó que los perennes requieren un período mayor de horas frío, el cual normalmente no es común en esta zona del país, por lo que la presencia de agua nieve es benéfica.

En lo que respecta a las hortalizas, el funcionario federal explicó que se tiene principalmente cultivos de tomate Bala Saladette, Cherry y Grape, contabilizándose al momento una superficie del orden de las 220 hectáreas en la modalidad de invernadero y mallasombra o la llamada “agricultura protegida”. Explicó que en estas modalidades es donde pudiera haber existido una afectación si el cultivo hubiese tenido contacto directo con la nieve o hielo, lo cual, aseguró, no ocurrió.

“No hay cultivos anuales en pie, y las plagas que se refugian en socas, pastos naturales y en general en los terrenos y vegetación nativa de la región con la baja temperatura y el contacto directo con la nieve o hielo se ven disminuidas considerablemente”, ahondó Armando García Triana.