El final se acerca, y es nuestra culpa. Stephen Hawking reiteró que la humanidad enfrenta amenazas existenciales

El físico Stephen Hawking ha señalado en una entrevista a ‘The Times’ que la humanidad se enfrenta a una serie de amenazas que incluirían desde el avance del cambio climático y la Inteligencia Artificial hasta la extinción de especies en masa. 

En esta oportunidad, el científico explicó la agresividad que ha estado presente desde siempre en el hombre, junto al gran desarrollo tecnológico que se ha logrado, podría generar su destrucción dentro de mil años.

"Desde que la civilización comenzó, la agresividad ha sido muy útil en diversos aspectos, tanto como lo fue para otorgar ventajas en la supervivencia", detalló Hawking en su entrevista y añadió que "es un elemento que está inmerso en nuestros genes a través de la evolución darwiniana".

El temor del físico es que "la tecnología ha avanzado a tal paso que esta agresividad podría destruirnos a todos en una guerra nuclear o biológica. Necesitamos controlar este instinto heredado con nuestra lógica y razonamiento. Necesitamos ser más rápidos en identificar estas amenazas y actuar antes de que se salga de control".

Foto: Tomada de Internet

Para el científico la solución es simple: "Podría verse reflejado en la formación de una especie de gobierno mundial". No obstante, reconoce los riesgo que significaría una formación así, "esto podría transformarse en una tiranía" y añade que "todo esto puede sonar un poco como el 'camino a la destrucción', pero yo soy un optimista".

"Creo que la raza humana estará a la altura de estos desafíos", puntualiza el teórico.

Esta no es la primera vez que esta mente brillante de la ciencia ha sugerido que la humanidad debe tomar medidas. Hawking ya ha sugerido que la humanidad puede tener una esperanza de vida de solo 1.000 años en la Tierra y probablemente necesitará encontrar otro planeta para ocupar. La NASA ya ha confirmado recientemente que hay un nuevo sistema solar con exoplanetas. Aunque la clave, según Hawking, estaría en el control de nuestra agresividad.

Con información de Media Trens