En las ciudades, los árboles son piezas fundamentales para reconectar lo urbano con la Naturaleza y para mitigar los efectos del cambio climático. Los árboles hacen posible nuestra vida, producen el oxígeno que respiramos y absorben el dióxido de carbono, y aunque con esto ya realizan bastante trabajo, todavía nos brindan muchos más beneficios. 

Al plantar un árbol en la banqueta o en nuestro jardín desarrollamos vida, le regresamos un poco al entorno lo natural que se destruyó para construir la vivienda y dar paso a la ciudad de concreto. 

Para empezar, hay que se cuidadosos con el árbol que elegimos para nuestra banqueta, principalmente considerar que sea de la región o una especie bien adaptada para que pueda tener un buen desarrollo en las condiciones climáticas y de suelo de la ciudad. De la especie elegida hay que evaluar cómo y cuánto crece, cómo se desarrollan sus raíces, qué tanta agua necesita, saber si tira sus hojas en invierno o las mantiene, cada cuando hay que podar, qué plagas puede tener, qué abono debemos usar, etc. 

Después hay que elegir bien el lugar donde va a crecer, que no haya cables eléctricos que compliquen su crecimiento, tuberías que se afecten con el desarrollo de sus raíces. Hay tantos problemas en las viviendas por la mala ubicación de árboles o por no tomar en cuenta cuánto crece que al cabo de algunos años terminan siendo muy mal podados o talados. 

Si cuidamos nuestro árbol de banqueta, nos devuelven grandes beneficios: controlan el polvo y partículas del aire, disminuyen la contaminación acústica, son hogar y refugio de aves e insectos, embellecen el paisaje, contribuyen a la recarga de acuíferos, brindan sombra, regulan la temperatura, estos dos últimos aspectos son de suma importancia para contrarrestar el calentamiento, ya que mitigan las elevadas temperaturas, que por cierto cada vez son más intensas en nuestra ciudad. 

Donde hay un árbol hay vida, el ambiente se transforma en un espacio más agradable, más limpio y relajante. 

El gran desafío de toda ciudad es lograr la adecuada convivencia entre el desarrollo urbano y la naturaleza, tú puedes contribuir desde tu casa. Planta un árbol en tu banqueta, cuídalo, riega y poda adecuadamente, ayúdalo a tener una buena vida en tu banqueta y desde ahí contribuyes a que todos tengamos una mejor ciudad.


RECONEXIÓN NATURAL
Gabriela De Valle