Balance. López Obrador debe equilibrar el gasto social con el productivo, afirman los especialistas.
Caída del precio del petróleo, menor exportación del crudo y menor recaudación de impuestos fueron las causas del ‘error de cálculo’ obradorista

En el primer año de administración de la “Cuarta Transformación” el Gobierno Federal dejó de percibir 121 mil millones de pesos, situación que generó la reducción de la inversión en programas sociales… y lo mismo sucederá para el 2020.

A decir de especialistas en finanzas, en años siguientes este escenario podría empeorar.

En el artículo “A AMLO le fallaron los cálculos” publicado este fin de semana en la revista Proceso, se analiza el Informe sobre la Situación Económica, Finanzas Públicas y la Deuda del segundo trimestre del 2019, así como el documento de Precriterios para el 2020, y resalta que se recaudaron menos impuestos, cayó el precio del petróleo y el ingreso de este producto fue menor al que se esperaba.

“Las cuentas habrían cuadrado si el crecimiento ofrecido por la Cuarta Transformación y que aprobó la Cámara de Diputados para este año, que sería de entre 1.1 y 2.1 %, se hubiera materializado, pero según estimaciones del Banco de México apenas alcanzará, si acaso el 0.7%”, indica el artículo.

Es decir, como la economía no creció, las “cuentas alegres” tampoco y por lógica no cuadraron.

Aunado a ello, para fin del 2019, la recaudación de impuestos será menor a 73 mil millones de pesos y los ingresos petroleros menores en 124 mil millones. Este escenario está contemplado en un documento de la Comisión de Hacienda y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.

El presidente de esa comisión, Alfonso Ramírez Cuellar, admitió recientemente que hay problemas de ingresos, pero sobre todo el presupuesto del 2020 tendrá problemas aún más serios con restricciones como consecuencias.

La revista Proceso destaca que el gobierno “tuvo que echar mano del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) para obtener 121 mil millones de pesos, y al cierre de año se prevé un faltante de 200 mil millones.

Como consecuencia del panorama actual, el Gobierno Federal, presentará un recorte de inversión en programas sociales, al menos en el más promocionado “Jóvenes Construyendo el Futuro”, que este 2019 -según Proceso- ofrecerá 900 mil becas y no 1 millón como se había anticipado.

NO HAY GASTO PRODUCTIVO

El economista Mario Di Constanzo explicó la situación y detalló que el recurso se distribuye en función administrativa, de seguridad, de desarrollo social y productivo. En su opinión “en el primer año de AMLO se puede establecer que su gasto es social mas no productivo”, debido a los recortes que se ejerció en cuestión de infraestructura e inversión.

“En el gasto corriente se pueden incluir algunos programas sociales que es bueno pues es un gasto social, pero es un gasto que no genera infraestructura, que no genera empleo, no genera crecimiento económico”.

EXPECTATIVA Y REALIDAD

Para este año, el gobierno de López Obrador espera tener ingresos de 5 billones 298 mil 188.3 millones de pesos; un gasto de 5 billones 802 mil 29.6 millones de pesos y un déficit de 2%. Pero esto se ve difícil de materializar por los factores mencionados: caída de los precios del petróleo, menos producción y exportación del mismo, menor recaudación de impuestos y el entorno internacional adverso.

El economista concluye que López Obrador deberá hacer reajustes en el gasto, especialmente en los programas sociales, y advierte que será necesaria una nueva reforma fiscal para dejar de practicar -en los hechos- esa política que tanto critica y que es “más neoliberal” que la que practicaron sus antecesores del PAN y PRI.