Foto: Especial
Aunque es una legislación bajo presiones por conseguir un acuerdo antes del 1 de mayo, debe entenderse que aún es perfectible y el sector empresarial seguirá pugnando por ello: Coparmex

Ante la aprobación de la Reforma Laboral, representantes locales del sector privado externaron preocupación por el efecto que tendrá principalmente en las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), a quienes el cambios promovido aumentaría en 28 a 30% sus costos.

Antonio Serrano Camarena, catedrático de la Facultad de Economía de la UAdeC, dijo que hubo cambios importantes a los sistemas de nómina y de contratos colectivos, como pasar de un aguinaldo de 15 a 20 días y a subir la prima vacacional de 25 a 50% del salario devengado.

La rotación va a costar más porque los trabajadores ingresarán con un contrato colectivo definitivo y un salario base que será el final si cambian rápidamente de trabajo.

Aunque reconoció que también tiene beneficios sindicales, como una mayor certidumbre y relación laboral equilibrada, también es cierto que será el patrón el que absorba pérdidas por los aumentos que se dan por decreto, en el pasado fue con el salario mínimo, hoy con las prestaciones.

Serrano Camarena señaló que la Reforma Laboral generará mucha presión a las Pymes, toda vez que ellas elevarán entre un 28 a 30% sus costos netos, esto sin que se haya tomado en cuenta las limitaciones que tienen los pequeños empresarios para generar empleos, pagar los sueldos y prestaciones.

También comentó que la Reforma Laboral intenta disminuir los puestos de confianza  y tratar de sincializarlos, además se dieron pasos duros contra el outsourcing, ya no existirá como se conoce actualmente, ellos serán responsables de paga antigüedad y primas vacacionales idénticas a las de la empresa que sirven.

Por su parte, el presidente de Canacintra Coahuila Sureste, Everardo Padilla Flores comentó que está reforma era un requerimiento de la negociación del TLCAN, sin embargo, coincidió en señalar que las Pymes enfrentarán un fuerte estrés, pues actualmente no cuentan con apoyos como El del INADEM o del Programa de Estímulos a la Innovación.

“Son medidas que van a presionar más a las micro y pequeñas,  por un lado queremos crecer cerca del 4%, pero hay una carga muy fuerte para las Pymes y ellas tienen el 80% del PIB y contratan al 70% de la fuerza laboral”, dijo.

La Reforma Laboral comentó que tendrá una repercusión en el mediano plazo y será absorbida por las empresas  y aunque tendrán que adaptarse a esos cambios, son efectos que no estaban considerados dentro de la planeación de las compañías.

A su vez, el presidente de la Arhcos, Ramiro Peña González reconoció que la Reforma Laboral cambia definitivamente  la dinámica laboral y se ve un impacto fuerte para las pequeñas empresas en el cumplimiento de algunos puntos de la ley, aunque hay que estudiarla, empaparse de ella y visualizarla.

“Cuando cambias la Ley, las Pymes son las más golpeadas porque muchos de los requerimientos implican  tener departamentos que a lo mejor no tenías creados como un departamento legal o asesor legal y definitivamente se van a ver golpeados en la cuestión de sus costos de operación”, indicó.

Coparmex

Miguel Monroy Robles, director de Coparmex consideró que las Pymes quedan indefensas, aunque reconoció que la Reforma Laboral es parte de los compromisos adquiridos por los convenios internacionales, incluyendo el TMEC, sin embargo, también muchas de estas leyes fuero imbuidas por parte de los sindicatos de EU, quienes le apuestan a desestabilizar el ambiente laboral en el país, para así ellos recuperar algunas plazas de trabajo.

De los senadores, reconoció que no respondieron a muchos de los planteamientos y solicitudes, aunque también fue parte de la urgencia por sacar el acuerdo para el primero de mayo, sin embargo, añadió que todas las leyes son perfectibles y por ello, añadió que seguirán empujando para crear un mejor ambiente laboral desde el sector empresarial.

Finalmente a través de un video, el presidente nacional de Coparmex, Gusatvo de Hoyos Walther externó su extrañeza por el desechamiento de todas y cada una de las reservas que fueron formuladas por distintos grupos parlamentarios, aunque su aprobación hubiera generado una LFT que conciliara una evolución de los derechos sindicales, su modernización y profundización de la democracia sindical sin vulnerar la estabilidad y paz laboral.

“Lamentamos que se tome la puerta falsa y que los senadores (la mayoría de ellos) estén aprobando una ley por mientras, una ley que está por anticipado, incluso antes de ser publicada, condenada a ser modificada tan pronto inicie”, aseguró