Los diputados afirman que no abusarán de su cargo 
para asignarse jugosos aguinaldos…”.

Durará ese juramento
lo que una rosa en botón,
pues tales promesas son
como las de casamiento.