FotoS: Especial
El pino es el rey de estas fiestas, pero otras plantas, como el muérdago o la delicada Nochebuena, también aportan a la decoración del hogar un toque navideño y acogedor.

La Navidad comienza cuando el pino llega a casa. Decorarlo con esferas, ponerle luces y cargarlo de adornos es el primero de todos los rituales que se sucederán a lo largo de las fiestas.

Hay muchas versiones sobre el origen de la costumbre de decorar un pino para celebrar la Navidad. Una de las historias más extendidas cuenta que, en la noche de Navidad, un sacerdote francés solía repartir alimentos y ropa entre los más desfavorecidos. Pero una vez, mientras preparaba estos paquetes, se le ocurrió colgarlos en un abeto próximo a la iglesia. La idea les gustó tanto a sus fieles que, desde entonces, el árbol se convirtió en el centro de las fiestas navideñas.

Otra versión sitúa el nacimiento de esta costumbre en la celebración germana del nacimiento de Frey, el dios nórdico del sol naciente, la lluvia y la fertilidad, que tenía lugar en una fecha cercana a la actual Navidad. 

Con motivo de esta conmemoración, los germanos adornaban un pino. 

Cuando el cristianismo llegó a esas tierras, esta antigua costumbre nórdica se transformó en lo que hoy conocemos como pino de Navidad.

Hay otras muchas hipótesis relacionadas con el solsticio de invierno, con distintos mitos o con historias de santos cristianos. Pero, sea cual sea su origen, hoy el pino de Navidad tiene un papel muy destacado en el hogar durante estas fiestas.

PINO NATURAL O ARTIFICIAL

Cuando llega la hora de elegir el pino de Navidad, uno de los dilemas más recurrentes es si optar por uno natural o decantarse por uno artificial. Estos últimos pueden utilizarse en años sucesivos y apenas requieren mantenimiento. 

Los naturales perfuman la casa con su inconfundible olor, sus ramas son frescas y, tras las fiestas, puede replantarse. Sin embargo, requieren ciertos cuidados, como el riego. 

Además, hay que tener la precaución de no colocarlos cerca de fuentes de calor y ser cautos con las luces, pues pueden provocar que se caliente y se seque.

ACEBO

Además del siempre presente pino y las flores de Nochebuenas, también encontramos entre las especies propias de estas fiestas el acebo, un arbusto que actualmente se encuentra en peligro de extinción. Por sus tonos intensos y por el contraste del verde oscuro de las hojas con el rojo de los frutos, esta planta es muy apreciada en la decoración. 

El acebo es un motivo omnipresente en manteles, servilletas, papel de regalo, bolsas e infinidad de adornos durante el periodo navideño.

Sus ramas y bayas suelen utilizarse también para elaborar coronas o crear centros de mesa. No obstante, es importante prestar una especial atención a dichas bayas, sobre todo si hay niños en casa. El color rojo intenso hace de estos frutos un elemento decorativo muy apreciado, pero es imprescindible saber que son tóxicos. Por lo tanto, aunque a primera vista pudieran parecer apetitosos, llevárselos a la boca es una pésima idea.

El acebo adorna el interior de muchas casas pero es una planta de exterior.

El cultivo del acebo es relativamente sencillo. El primer paso es plantarlo en un lugar cuya exposición al sol no sea excesiva, pues esta planta, propia de climas fríos y húmedos, prefiere las zonas de semisombra. Se adapta a cualquier tipo de suelo, siempre que tenga un buen drenaje y precisa de riego regular en verano y menos frecuente durante el invierno.

MUÉRDAGO

El muérdago es otra de las plantas características de la época navideña. 
Sus hojas son de color verde y sus frutos blanquecinos y gelatinosos, hacen que esta planta sea muy apreciada en decoración.

Centros de mesa, coronas para la puerta de entrada a la casa, unos trocitos de muérdago para decorar las ventanas o algunas ramas en los dinteles de las puertas, son solo algunas sugerencias para sacarle partido a esta planta.

Los antiguos druidas celtas atribuyeron propiedades mágicas a esta planta que hoy día se asocia a la Navidad y a la buena suerte. 

NOCHEBUENA

En esta época, otra de las plantas más emblemáticas es la Nochebuena. Esta planta, originaria de México, se ha convertido en uno de los símbolos de la Navidad. Es fácil encontrarla adornando muchos hogares. Esta es una planta de interior delicada, que requiere muchos cuidados. Así, es necesario colocarla en un lugar iluminado pero sin que reciba sol de manera directa. 

También hay que mantenerla alejada de las corrientes de aire, regarla abundantemente y esperar a que la tierra esté seca antes de regarla de nuevo.

La Nochebuena es una planta de hoja caduca por lo que el hecho de que haya perdido las hojas no quiere decir que la planta esté muerta. 

Estas ideas te ayudarán a recuperar esta planta:
l Cuando se caigan las hojas, corta los tallos dejando unos diez centímetros desde la base. Haz los cortes por encima de una hoja y recúbrelos con cera o vaselina. Coloca la maceta en un lugar sombreado y mantén la tierra bastante seca, pero sin dejar que se seque totalmente.

l Cuando llegue la primavera, es necesario aumentar un poco los riegos y cambiar la Nochebuena a una maceta un poco más grande. 

l Después de trasplantarla, hay que dejar la planta en un lugar sombreado y prescindir del riego durante dos días. Luego hay que abonarla cada quince días y eliminar alguno de los tallos, dejando los cuatro o cinco más vigorosos.

l Con estas recomendaciones, la Nochebuena podrá lucir sus flores un año más y alegrar tu hogar con sus aterciopeladas hojas rojas, el color de la Navidad.

Ideas para llenar tu casa de Navidad

Si hay niños en casa complácelos llenando tu casa de adornos navideños. 

Éstas son algunas ideas fáciles y geniales.

Estamos cada vez más cerca a una de las épocas más hermosas del año, eso significa tiempo de vacaciones, tiempo de compartir con la familia y la tan esperada decoración festiva, estos tips te ayudarán a deslumbrar a los más pequeños y a los más grandes también. 

l Una ingeniosa manera de reutilizar las botellas de vino.

l Con unos pocos materiales puedes realizar estos calcetines para las patas de la mesa, tus mascotas e hijos.

l Un bonito platón lleno de esferas de colores será un hermoso centro de mesa.

Las esferas deben ser de todos los colores para que se ilumine el pino.

Siempre hay tiempo para ayudar a nuestro planeta con espacios verdes.