ESTIMADA ANA:
¡Qué tal, Ana! Ojalá me puedas dar un consejo con mi situación. Acabo de cumplir un año de casada y duré más de 5 años de novia con mi ahora esposo. Resulta que me siento triste y muy desilusionada porque la persona con la que me casé ya no es como antes, atento, cariñoso, me escuchaba, etc.

 Y durante el primer medio año aún lo era, pero después de que nació el bebé se fue esfumando todo eso. Ahora siento que lo aburro, que no le gusto, de repente me ha dicho que me veo fea y aunque según él lo dice jugando.

 Ya no es atento y creo que le gusta más salir con sus amigos que conmigo y cada que le preguntó por qué ha cambiado, lo único que me dice es que exagero y que deje de ver televisión.

 Yo trato de siempre darle gusto en todos los aspectos para estar bien, últimamente hemos peleado por cosas insignificantes que al final arreglamos hablando un poco y quedamos en que va a cambiar y así, pero eso solo dura un par de días.

 De todo esto, hace poco tiempo he hablado con un ex novio, también hablamos de todo lo que vivimos cuando estábamos juntos. Dice que aún le gusto, que sigo igual de bonita y que ahora respeta el que ya esté casada, pero me dice que le gustaría que pasara todo de nuevo y que lo haría nuevamente si es que yo también quiero.

 Me pongo a pensar que jamás le sería infiel a mi esposo, pero me siento tan bien cuando hablo con él, que me ha dicho que aunque tenga ya un bebé sigo igual de bonita y que no importa si mi cuerpo cambia por el embarazo.

 Yo sé que solo me gusta platicar con él porque me dice todo lo que a mi esposo le falta. Me siento mal por hablar con él a escondidas y sentir ese cosquilleo y saber que no puedo hacerlo, me hace sentir mal. 

Laura

ESTIMADA LAURA:
Hay momentos en la vida de cada uno en que se puede pasar por ciertos episodios de confusión o desorientación, sobre todo en las relaciones de pareja. En tu caso, darte cuenta que las cosas no son como antes ha provocado poco a poco que tu autoestima se vea afectada.

 Lo que antes era para ti felicidad, armonía, amor, de pronto se convirtió en inseguridad, miedos y dudas. Me queda claro que la comunicación que has mantenido con tu ex y lo mucho que te entusiasma hacerlo, es precisamente porque hay un hueco en tu relación, provocado por todo lo anterior.

 Ese tipo de huecos surge por varios motivos: falta comunicación, rutina, aburrimiento y por supuesto, exceso de confianza. Y con esto último quiero decir que muchas veces creemos que por el hecho de estar casados y tener un hijo, todo debe de volverse estático, cuando lo ideal es que todas las parejas vivieran una relación armoniosa, llena de energía y detalles.

 Definitivamente no es correcto lo que estás haciendo, seguir imaginando, recordando o pensando en los momentos que juntos pasaron solo refleja falta de madurez y definitivamente dudas de que exista el verdadero amor con tu esposo.

 Cuando alguien está enamorado en realidad y le interesa salvar la relación, lo único en lo que piensa es en salir adelante, ver las opciones para solucionarlo y tener una relación sana. Tú misma reconoces que lo haces porque hace cosas que tu esposo no hace. ¿Has pensado si fuera al revés?

 No vale la pena echar a perder una familia sin haber luchado antes. Quizá a tu esposo también le falta algo, tal vez él también siente ese hueco en su relación. ¿Vas a esperar a que él haga lo mismo?                                            

ANA