Al día de hoy Don Felipe ya recibió asistencia médica, le diagnosticaron demencia senil, dice que siempre ha sido migrante, platica mucho sobre trabajo, por lo que posiblemente su peregrinar en la calle es en busca de empleo. Foto: Tomada de Internet
Al día de hoy Don Felipe ya recibió asistencia médica, le diagnosticaron demencia senil, dice que siempre ha sido migrante, platica mucho sobre trabajo, por lo que posiblemente su peregrinar en la calle es en busca de empleo

De manera temporal Don Felipe Reyes fue trasladado a un asilo, mientras el DIF Torreón hace los trámites para albergarlo de manera permanente en  la Casa del Anciano, es algo triste, prácticamente me fue arrebatado, dice Karla Ivonne Delgado, la mujer que rescató de la calle al abuelito de 108 años de edad.

La historia de Don Felipe se dio a conocer en redes sociales, donde se detalló que fue abandonado por sus once hijos, acción que lo obligó a vivir por largo tiempo en la calle y a dormir bajo un árbol en el bosque Venustiano Carranza, de esta ciudad.

Karla Ivonne Delgado relata que Don Felipe iba caminando por la calzada del Tecnológico y al ver la dificultad con la que se desplazaba, le ofreció llevarlo a su casa, lo subió a su carro y al preguntarle dónde vivía le dice que debajo de una palma en el bosque, donde lo dejó.

El hecho lo publicó en redes sociales y no pasaron muchas horas para que en compañía de su familia decidiera regresar por él; lo encuentran en el mismo sitio donde lo dejó y optan por llevarlo a casa, lo bañan, le proporcionan ropa limpia y cena con todos ellos.

Durante la cena platicó que es originario de Villahermosa, Tabasco, que tiene 11 hijos con tres esposas que tuvo.

Luego de una amena charla, por medio de un primo de Karla Ivonne, que es policía municipal, dan parte a las autoridades del DIF, quienes les recomiendan que por lo pronto lo tienen que resguardar, por lo que resuelven hospedarlo en un hotel, ya que no podía subir las escalaras de la casa para llegar a las habitaciones.

Al día siguiente, ya con el respaldo de las autoridades lo recogen e inician el proceso para albergarlo en un sitio seguro, lapso en que se empieza a recibir apoyo para Don Felipe por parte de conocidos de la familia y ciudadanos.

Siempre ha ayudado a las personas mayores, dice Karla Ivonne, esta vez subí la foto donde sale Don Felipe en el Bosque para invitar a los conocidos a apoyarlo, aunque fuera con una plática y fue así como se hizo viral la publicación.

Para llevarlo a casa, platica que recibió todo el apoyo de su familia y de su primo policía, quien los orientó de los pasos a seguir, pero antes lo bañó, cosa que no quería, ya que decía que él se bañaba un día sí y otro no.

Al momento de la cena y al transmitirle confianza, Don Felipe platicó que en su tierra trabajaba en la pizca de algodón y que llegó hace cinco años al ejido Santo Tomás, municipio de Matamoros, Coahuila.

Al tener conocimiento, las autoridades inician un proceso de investigación y se enteran que dos personas habían reportado el extravío del señor y eran las vecinas del ejido Santo Tomás que le habían acoplado un jacal y lo andaban buscando.

Ahí tenía vecinos buenos y malos, relata, unos lo apoyaban con alimentación y otros lo golpeaban y le robaban el poco dinero que obtenía juntando botellas de plástico para vender, por eso no lo regresaron a esa comunidad. Huyendo de la gente mala, fue como llegó al bosque.

Al día de hoy Don Felipe ya recibió asistencia médica, le diagnosticaron demencia senil, dice que siempre ha sido migrante, platica mucho sobre trabajo, por lo que posiblemente su peregrinar en la calle es en busca de empleo.

Relata que aquí no hay nada de “jale”, que está muy calmado el trabajo y es por eso que empieza a migrar, pero no hay nada verídico, aunque la historia que cuenta es solo de trabajo.

No trae ninguna identificación, solo unas cuantas monedas en su bolsa, producto de la venta de botellas que logra recolectar, pero reconoce que por ser buena persona nunca le ha faltado un taco.

Después de que lo llevó a su casa y lo trasladan al hotel, Don Felipe fue internado en el asilo, pero Karla Ivonne y muchos torreonenses siguen al pendiente de lo que pueda necesitar.

En el albergue, Don Felipe recibió la visita de la familia Delgado, le llevaron ropa de diario y pañales, lo bañaron y después de la cena lo llevaron a dormir a su cama.

La verdad que el señor se siente bien en el albergue, lo han apoyado mucho, es sorprendente la adaptación que ha tenido, ayer en la cena platicó que hoy iría con su amigo Chón a trabajar, le iba pagar 600 pesos a la semana y que tenía que ir temprano.

Para Don Felipe, Karla Ivonne solicitó hoy ropa y pañales talla mediana, así como zapatos del 26 y bebidas nutricionales Ensure.

Las personas que deseen colaborar, lo pueden hacer a través de la página de Facebook de Karla Ivonne Delgado -Benita Dearz- y todo va a parar a donde Don Felipe se encuentre.

Para esto, se ha recibido ayuda de la Ciudad de México y del extranjero, el número de cuenta es 4152313676957173 de Bancomer, a nombre de Karla Delgado.