Apuntan. Este tipo de decisiones afectan la competitividad del país. ESPECIAL
Se requiere de un periodo de al menos 6 meses para que las empresas adapten su sistema administrativo a la nueva legislación

CDMX.- Los detalles en la transición de modelos de contratación en México jugarán un papel importante en la estabilidad de las finanzas públicas y la recuperación de empleos abatidos por la pandemia del COVID-19.

Con la prohibición del outsourcing, se tiene que revisar muy puntualmente el lapso y los procesos de adecuación. Se requiere de un periodo de al menos seis meses para que las empresas adapten su sistema administrativo a la nueva legislación, advierte en un comunicado ManpowerGroup, empresa especializada en subcontratación.

Un cambio tan significativo para los esquemas lícitos de contratación en México no puede darse con miras al corto plazo, porque este tipo de decisiones afectan directamente la competitividad del país para atraer inversiones, que al final son la materia prima para la creación de empleos.

“La entrada en vigencia de las nuevas disposiciones tanto para el sector público como privado necesitan hacerse de manera paralela, porque este esquema existe en ambos sectores, por lo que lo más apropiado es que ambas entren en vigor el mismo momento, el primero de enero del 2022”, detalló Héctor Márquez, director de relaciones institucionales de ManpowerGroup.