El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni (c), el delegado extraordinario para la reconstrucción de las zonas afectadas por los terremotos, Vasco Errani (i), y el jefe de la Protección Civil, Fabrizio Curcio (d), en una rueda de prensa. Foto: EFE
La prioridad número uno es llegar a todos los pueblos que están aislados y restablecer la electricidad en los hogares afectados en Los Abruzos y Las Marcas, donde hay decenas de miles de personas sin luz.
Nuestros corazones y nuestras mentes están con lo que está pasando en el hotel en (el Parque Nacional de) Gran Sasso"...
Paolo Gentiloni, primer ministro italiano

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, pidió hoy solidaridad con las víctimas de la catástrofe en el centro de Italia y dijo que los terremotos y la nieve crearon una "pinza" que profundizó aún más los daños.

"Nuestros corazones y nuestras mentes están con lo que está pasando en el hotel en (el Parque Nacional de) Gran Sasso", dijo Gentiloni sobre los esfuerzos de los equipos de rescate por encontrar supervivientes o recuperar los cadáveres de los huéspedes del Hotel Rigopiano, que quedó sepultado por una avalancha provocada por los sismos del miércoles.

Los afectados tienen que saber que tienen al Estado a su lado y que recibirán ayuda, añadió.

La prioridad número uno es llegar a todos los pueblos que están aislados y restablecer la electricidad en los hogares afectados en Los Abruzos y Las Marcas, donde hay decenas de miles de personas sin luz.

Mientras tanto, el servicio meteorológico anunció que seguirá nevando en la zona montañosa afectada en el centro del país, lo que dificulta asimismo las labores de rescate en el hotel sepultado.

El viernes comenzará a mejorar un poco la situación, informó la policía, que llamó a los ciudadanos a no viajar a estas regiones a menos que sea "absolutamente indispensable".

Durante el fin de semana llegará por fin una pausa en el mal tiempo, indicó el servicio Meteo.it.