Obstáculos. Según la estructura, personas en sillas de ruedas no podrán subir a la torre; tampoco familias que acudan con niños en carriolas. Foto: Orlando Sifuentes
Grupo opositor está consciente de que poco se podrá hacer con la obra tan avanzada

Luego de que fuera instalado el “esqueleto” de lo que será el torreón del Mirador de Saltillo, los opositores al proyecto coinciden en que es necesario demostrar la inconformidad ciudadana para que la construcción de la imagen urbana corresponda a las necesidades comunes y no a caprichos.

Desde el fin de semana se puede apreciar en el Mirador de Saltillo la escalera que servirá para subir a la cima del torreón que será instalado en la plaza histórica. Los detractores del proyecto lamentaron que el Municipio no escuchara las voces de expertos y de la ciudadanía para detener el proyecto.

“Nos parece extraño que el Municipio no haya escuchado la voz de la ciudadanía, no solamente al grupo que estuvo desde un principio en contra, sino a la gente que estuvo a través de redes sociales o en comentarios les pareció que es algo desproporcionado y sin sentido: un mirador sobre un mirador”, declaró al respecto el investigador Carlos Recio.

Asimismo, comentó que muy difícil un solo elemento detone la zona como atractivo turístico debido al descuido de parte de las autoridades hacia los barrios del Ojo de Agua y del Águila de Oro.

Por otra parte, Sergio Castillo, otro de los detractores del proyecto, recordó que el proyecto no fue consultado con las instancias adecuadas ni fue pensado para el acceso de toda la ciudadanía.

“Denunciamos que el elemento de la torre no iba a contar con acceso para personas discapacitadas ni para familias con niños en carriolas y ya está ahí demostrado. Vamos a seguir denunciando”, indicó el promotor cultural.

Recio indicó que los integrantes del grupo “Sí al mirador natural, no a la torre”, se reunirían para hacer un balance de lo ocurrido y así planear el siguiente paso.

“Realmente es difícil hacer algo ya cuando se tiene un avance de este nivel, si no nos hicieron caso en un principio, menos creo que ahora, lo importante es que se escuche la voz disidente de un proyecto que me parece absurdo, totalmente invasivo hacia una zona museográfica, histórica y cultural de Saltillo.

“Es muy importante que Saltillo lo construyamos entre todos, porque finalmente una autoridad política va de paso. Lo que haga o no haga nos afecta a los ciudadanos que estamos permanentemente en la ciudad. Una invitación a la ciudadanía a que siempre manifiesten su opinión a favor o en contra de los proyectos y en medida de lo posible redireccionar algunas obras que no son proporcionadas a lo que Saltillo merece”, aseguró Recio.