Cuestionan. La iniciativa contradice el discurso de AMLO de regresar las fuerzas armadas a cuarteles, según la oposición. / Cuartoscuro
PAN, PRD y colectivos critican la propuesta de crear la Guardia Nacional

CDMX.- El PAN y el PRD en la Cámara de Diputados, sumados al colectivo #SeguridadSinGuerra, se manifestaron en contra de la reforma constitucional de Morena que busca crear la Guardia Nacional, pues acusaron que se busca militarizar la seguridad.

El presidente nacional del PAN, Marko Cortés, dijo que el Plan Nacional de Paz y Seguridad, que planteó Andrés Manuel López Obrador, es un error.

“Nosotros a través de nuestro Grupo Parlamentario buscaremos las coincidencias en este tema de la seguridad que no militariza, de la seguridad que fortalece las policías y mantiene al Ejército solo el tiempo necesario, mientras no curre el fortalecimiento de las policías, es como vamos a dar la batalla”, dijo Cortés.

Recordó que el propio López Obrador dijo en campaña que no era a través del Ejército como se lograría pacificar a México y que el tabasqueño apostaba a un eventual regreso de las Fuerzas Armadas a los cuarteles.

Desde el PRD también hubo voces en contra.

“Me parece totalmente incongruente a partir de lo que el Presidente electo se había comprometido en campaña que era retirar al Ejército y regresarlo a sus cuarteles de manera paulatina”, apuntó Verónica Juárez Piña, vicecoordinadora del PRD.

De manera paralela, el colectivo #SeguridadSinGuerra, que aglutina a más de 300 organizaciones, aseguró que la militarización no es la solución a la seguridad.

“Es decepcionante ver a quienes el año pasado exigían ‘Seguridad Sin Guerra’, impulsar un nuevo proyecto de militarización, a pesar de que al momento de la votación de la Ley de Seguridad Interior, en ambas Cámaras, las y los legisladores de Morena denunciaron la falta de debate serio y llevaron a tribuna las voces de las víctimas. Hoy venimos a recordarles sus palabras”, indicarono.

El 15 de noviembre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalió la Ley de Seguridad Interior, con el argumento de que el Congreso carecía de facultades para legislar en materia de seguridad. Esta polémica ley también planteaba la militarización de la seguridad pública.