Contrarreforma eléctrica ha sido calificada de regresiva por expertos. ARCHIVO
Morena y aliados pretenden que no se escuchen argumentos de oposición, como interrumpir a legisladores en contra para diluir el mensaje

El pleno de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión discutirá este martes el dictamen sobre la iniciativa preferente que, en materia de la industria eléctrica, el presidente Andrés Manuel López Obrador envío al Poder Legislativo. Y para la bancada de Morena y sus aliados lo importante no es solamente aprobar el dictamen, sino “acallar” a la oposición.

Fuentes del Poder Legislativo Federal, confirmaron a VANGUARDIA que la preocupación central en la sesión de este martes no es la votación, “porque esa está garantizada”, sino el debate y, sobre todo, “que la prensa retome y destaque los argumentos que se pronuncien en contra”.

“Lo que nos han dicho en las reuniones de estrategia es que al Presidente lo que le interesa es que los argumentos de la oposición no se escuchen o que no se entiendan, para que no puedan ser replicados por los medios”, señaló una de las fuentes consultadas.

Por ello, precisó, los liderazgos camerales de Morena y sus aliados han desarrollado una estrategia que implica, literalmente, “silenciar” a la oposición durante la sesión del pleno. Dicha estrategia tiene como eje fundamental utilizar el texto del Reglamento de la Cámara de Diputados, particularmente en lo relativo a la votación de dictámenes.

Votación. Este martes, el Pleno “discutirá” la reforma eléctrica de AMLO. ARCHIVO

De acuerdo con el artículo 104 del referido Reglamento, la discusión en lo general implica conceder la voz a seis oradores a favor y seis en contra de forma alternada. Al concluir estas intervenciones se pregunta al pleno si el asunto se encuentra suficientemente discutido y, si la respuesta es negativa, se permiten sucesivos bloques de tres oradores a favor y tres en contra.

“Lo que vamos a hacer en este punto es inscribir oradores en contra para impedir que la oposición pueda hacer uso de esos espacios”, señaló otra fuente. “Y al agotarse la lista de 12 oradores pediremos que el asunto se declare suficientemente discutido para pasar a la votación de inmediato”.

Después de la votación en lo general, sin embargo, sigue la votación en lo particular, que implica haber “reservado” artículos específicos para su discusión individual. La reserva se hace por escrito y eso permite que su autor use la tribuna.

“Como aquí no podemos impedirles que hablen, la estrategia será interrumpir al orador en forma constante”, confirmaron las fuentes.