Alejandro Medina
El Programa de Pueblos Mágicos es digno de continuar con su éxito luego de casi 19 años. Se ha dicho que desaparecerá, más bien pienso que habrá una reconversión

La primera vez que escuché de un esfuerzo magno en México para medir la sostenibilidad fue en una reunión del 12 de junio de 2019 en la Coparmex. El doctor Eduardo Sojo presentó el Índice de Ciudades Sostenibles 2018, en el que se enmarcan los desafíos hacia el 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas en las zonas metropolitanas de México.

Fue un momento iluminador porque el Centro de Investigaciones y Docencia Económicas (CIDE) que preside Sojo, exsecretario de Economía del País, en conjunto con el Centro Mario Molina habían logrado establecer una herramienta de tecnología de información muy gráfica para conocer el avance en el cumplimiento de las metas de los ODS. Este índice es el primero en el mundo que toma regiones subnacionales para medir su situación, tomando como referencias las metas de los ODS en el marco del 2030.

Este Índice de Ciudades Sostenibles considera las 59 áreas metropolitanas en las que vive el 57 por ciento de la población y en las que se produce el 76 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del País. Para algo así se requirieron bases de datos duros y un estudio preliminar que incluyó un diagnóstico que permitió luego generar la medición y evaluación de la información.

Este índice se basa en 107 indicadores sociales, económicos y ambientales que se van asociando a los ODS. En términos de nivel de cumplimiento, la herramienta contiene un semáforo de control para medir el grado de avance de las zonas metropolitanas por indicador y en cada uno de los objetivos. El índice tiene una escala de cero a 100 y está compuesto de 16 subíndices asociados con 16 de los 17 ODS.

Inspirado en este índice de sostenibilidad, pregunté al Dr. Sojo si esta herramienta podría adaptarse para Pueblos Mágicos y destinos turísticos. Él comentó que habría que articular para ello a la Coordinación de la Agenda 2030 de la Presidencia de la República, y particularmente a Citibanamex que había sido la institución bancaria que había financiado el proyecto.

Me contacté con Alan Gómez, ejecutivo bancario, y lo hice en un momento en el que parece peligrar el Programa Pueblos Mágicos que a todas luces ya representa una marca poderosa para apoyar a comunidades emergentes.

Apenas hace unos días nos reunimos Dolores Barrientos, de ONU Medio Ambiente, César Daniel González de Sectur, y mi persona. César Daniel presentó un proyecto muy innovador que involucra a Pueblos Mágicos con ODS, pero con una visión de región biocultural y casi al final de esta semana ofrecí una ponencia sobre turismo inteligente en el Congreso Turismo 4.0 que organizó Cotelco en Medellín, Colombia.

Precisamente el viernes 13 de septiembre hablé sobre el Índice de Sostenibilidad para el Turismo Inteligente que está construyéndose en México para Pueblos Mágicos en el marco de los ODS. El Programa de Pueblos Mágicos es digno de continuar con su éxito luego de casi 19 años. Se ha dicho que desaparecerá, más bien pienso que habrá una reconversión en la que el sector privado tendrá una participación sustantiva.

Pero me preocupa que el presupuesto para Sectur se haya reducido en un 40 por ciento mientras que en el 2020 están autorizados 10 mil millones de pesos para explotar el gas shale con la práctica del fracking. El Gobierno Federal debe mejor apoyar más al turismo social sustentable.