Mexsport
Felinos no pudieron aprovechar la localía y terminaron cediendo un empate sin goles ante la Máquina Cementera

MONTERREY.- Tigres no pudo sortear sus propias limitaciones, estuvo frío como la noche regia y cerró la fase regular con un gris empate sin goles ante Cruz Azul. 

El equipo felino, ya clasificado para la Liguilla, ni siquiera ofreció un discurso futbolístico propio de un equipo que buscaba una mejor posición en la tabla. 

El cuadro de Ferretti fue una expresión neutra y, por momentos, aburrida, tal y como lo percibió el Universitario que despidió al equipo con un sonoro abucheo. Tigres ha sumado 2 de los últimos 6 puntos que ha jugado de local e ingresa a la postemporada con más dudas que certezas.

La posesión sin profundidad, la poca generación y la desconexión entre sus líneas le están restando protagonismo a un Tigres menos voraz que antes. No está fino para cerrar las jugadas y es más vulnerable sobre su área.

Apenas algún arranque de Javier Aquino, de Jürgen Damm y un par de disparos de André Pierre Gignac fueron las acciones más trascendentes de los auriazules.

Cruz Azul, sin nada que perder, sólo manejó los tiempos, propuso un juego conservador y jugó al error adversario. Jorge Benítez y el ingresado Matías Vuoso tuvieron en sus pies las oportunidades más claras del partido. El poste y José Rivas –en la línea- evitaron la caída de la portería de Nahuel Guzmán en el segundo tiempo.

A Tigres le queda el sabor amargo de no haber asegurado tres puntos clave para posicionarse mejor en la Liguilla, pero también se ha quedado con el pendiente que con un desempeño pobre como el de anoche, no puede llegar tan lejos.