Foto: Archivo
Aunque no es el entrenador de Jacksonville, el equipo buscará apoyarse en el vicepresidente de operaciones, el único que ha derrotado a los de Foxborough en el Super Bowl

Las batallas en lados opuestos del mismo campo de práctica no fueron menos intensas que las que se dieron en las laterales opuestas del Super Bowl, porque para dos hombres con el mismo ADN del deporte, no había otra manera de vivirlas. Tom Coughlin y Bill Belichick siempre jugaron para ganar. 

“El Monje” se erigió como el más ganador de los dos, con cinco Super Bowls, pero Coughlin fue capaz de dar dos golpes de nocaut en el partido más importante. 

Y ahora, aquí viene otra vez con su criptonita y dispuesta a usarla. 
Ya no estarán cara a cara en lados opuestos del campo, pero ¿habrá un alma en el Gillete Stadium que no se estremezca al ver al actual vicepresidente de operaciones de Jaguars, o qué no reviva las pesadillas de los actos heroicos de Eli Manning o los moretones de Tom Brady?

Todo lo que sucedió este año en Jacksonville está directamente relacionado con la influencia del exentrenador.

El regreso de Coughlin a Jacksonville ha coincidido con el resurgimiento del equipo. Después de seis temporadas perdedoras consecutivas, los Jaguars ganaron su división por primera vez desde 1999. El equipo tuvo la segunda mejor defensa de la liga y la quinta ofensiva con mayor puntuación.


Tom tuvo la última palabra en todo lo que tiene que ver con el draft. El running back Leonard Fournette (cuarto global) se convirtió en solo el segundo novato en la historia de la franquicia en correr para mil yardas. El pick de segunda ronda, Cam Robinson, fue titular en 15 partidos como tackle izquierdo.

Jacksonville también tuvo contribuciones de su selección de tercera ronda, Dawuane Smoot, de cuarta ronda Dede Westbrook, de quinta ronda Blair Brown y de sexta ronda Jalen Myrick.

Coughlin no ha mandado las jugadas, pero su presencia asesorando al entrenador Doug Marrone y al gerente general Dave Caldwell añadió la sabiduría y profesionalismo para ayudar a convertir a Jaguars en un equipo competitivo. 

Y ahora, ese conocimiento significa algo más. En sus filas tienen al único entrenador que ha sido capaz de derrotar a Bill Belichick, Tom Brady y los Patriots en dos Super Bowls, el XLII y XLVI.

Puede, si lo desea, contarles historias toda la semana sobre cómo matar a la poderosa dinastía de los Patriots.

Jacksonville tiene la capacidad de presionar a Brady con sus cuatro linieros defensivos, que fue, por supuesto, la receta que usaron los Giants de Coughlin en esas victorias del Super Bowl. ¿Pero podría Coughlin, quien entrenó con Belichick bajo las órdenes de Bill Parcells hace décadas, seguir siendo el dolor de cabeza de Belichick?

Sí, puede hacerlo.

La clave para derrotar a Bill Belichick incluye lo siguiente: una avalancha de pases interiores; esquineros físicos y rápidos; un juego de poder y velocidad; y un mariscal de campo capaz de sobreponerse. 

Los Jaguars han mostrado todo lo anterior a veces durante la temporada. El liniero defensivo Calais Campbell es un monstruo en el interior. Hará que sea difícil para Brady meterse en el bolsillo y encontrar a sus receptores. 

Eso, a su vez, será aún más difícil si juegan contra la cobertura de hombre. Los “Jaxson Five”, liderados por Jalen Ramsey, tienen la velocidad para mantenerse al ritmo de Danny Amendola, Brandin Cooks y Chris Hogan. 

Doug Marrone ha construido un equipo para correr. Leonard Fournette (el emblema de Coughlin) rompe el juego. Bortles se ha vuelto mucho más confiable como corredor y como pasador. 

Los rasgos distintivos de Coughlin están en todo este equipo de Jaguars, su espíritu desvalido, su mentalidad defensiva de “Sacksonville” su intenso enfoque en cada juego. 

Con información de ESPN y New York Times


Frente a frente como entrenador

Bill Estadísticas Tom
277 Victorias 182
128 Derrotas 157
14 Títulos divisionales 2
7 Títulos de Conferencia 2
7 Super Bowls jugados 2
5 Super Bowls ganados 2


Las claves de su regreso
1. Terminar por primera vez en seis años con un récord ganador.
2. Convertir a los Jaguars en un equipo más duro, que tuviera más agallas. Lideraron la NFL en acarreo y terminaron segundos en la NFL en defensa, anotaciones por defensa, balones recuperados y capturas.
3. Mientras que Caldwell (gerente general) manejó la agencia libre, Coughlin estuvo a cargo del draft, y su primera selección fue el corredor Leonard Fournette, quien se convirtió en el segundo novato en la historia de la franquicia en correr mil yardas. 
4. Además contrató en el Draft a Cam Robison (tackle izquierdo), Dawuane Smoot, Dede Westbrook, Blair Brown y Jalen Myrick.

¿Cómo le ganó a Pats?

> Pases interiores
> Esquineros físicos y rápidos
> Un juego de poder y velocidad
> Un mariscal de campo capaz se reponerse de toda situación.
* Al menos las primeras tres han sido una constante de los Jaguars.