Fue hace un año, mi mamá murió de cáncer y desde entonces mi vida se derrumbó. Soy una adolescente y lo único que quiero ahora es morir, pero si mi religión tiene razón no puedo suicidarme porque es pecado. Para dar un mejor contexto diré que mi mamá y mi papá nunca se casaron y yo siempre viví con mi mamá y mis abuelos, hasta que llegó el loco de mi tío al cual odio con mi vida; él es un exdrogadicto que está mal de la cabeza, me aterra vivir con él, ya me amenazó y a mi papá de matarnos (eso fue cuando mi mamá estaba viva), pero mis abuelos no hacen nada, solo se excusan de que no le dieron la pastilla correspondiente de ese día. Desde que mi mamá murió yo continué viviendo en la casa de mis abuelos, y ya dije que me da miedo, además siempre me critican, parece que nunca hago nada bien y al mínimo error me gritan. Además de eso mi papá nunca ha sido cariñoso conmigo y siempre me dice que soy una inútil, que no sé hablar y que si le levanto la voz me va pegar. Amigas no tengo, creo que las alejé, la verdad no lo sé; solo siento que no encajo en ningún lugar, no entiendo las formas de actuar de mis compañeros o sus gustos (siento que me equivoqué de época al nacer). Además de eso en la escuela me va bien, es mi único consuelo, pero siento que cada vez mi promedio va bajando y me da miedo porque quiero una beca para irme lejos. Ya no sé qué hacer, estoy desesperada. Lloro todos los días, solo quiero volver a sentirme querida como cuando tenía a mi mamá.

Triste

Estimada Triste:

El duelo que cada uno vive es un período personal, no hay un tiempo, pero debes plantearte estar en paz aún en la ausencia de tu mamá. Buscar la manera de hacerte más llevaderos los días junto a tus abuelos. Habla con tu papá sobre la posibilidad de pasar un poco más de tiempo con él, si lo consideras prudente. Y si es así, qué mejor. Diversifica para que no te deprimas, busca otras actividades qué hacer para convivir con más gente y entablar amistades. No te cierres, la vida sigue.

apartado500v@gmail.com