Hola, mi perro tenía 10 años. Era parte de la familia, parecía como si nos entendiera las cosas que le decíamos, era muy limpio, nunca hacía sus necesidades dentro de la casa, salía al patio y esperaba con ansias la hora de su paseo diario. Era una compañía fiel, desde que iniciaba el día venía a saludar, daba unos brincos de gusto que contagiaban. Al llegar del trabajo, eran unas fiestas indescriptibles, era la mejor forma que alguien tenía de hacerme sentir bien sin decir una sola palabra. Lamentablemente mi perro se puso malito y las cosas se le complicaron. Falleció hace una semana. Estamos de duelo en casa, tristísimos. Aun lloramos su pérdida, lo extrañamos muchísimo. ¿Cómo superamos la pérdida?

Triste

 

Estimado Triste:

Perder a tu mascota puede ser uno de los momentos más difíciles de tu vida y según en qué circunstancias se produzca, también puede ser un suceso traumático. El vínculo que se crea con una mascota se percibe como estrecho, intenso y verdadero, nadie duda del amor incondicional que se da y se recibe gracias a estos pequeños compañeros de vida.

El duelo por la muerte de una mascota es el mismo que por el de un ser querido. Al fin y al cabo se trata de una pérdida y de una de las más importantes.

Primero tienes que aceptar que tu mascota ya no está contigo. Pero más importante aún es aceptar que estás sufriendo por su muerte, que ha sido un duro golpe en tu vida y que tienes derecho a estar mal. Olvida lo que piensen los demás.

Crea nuevas rutinas para ti, para sentirte mejor, haz cosas que te gusten y que cambien tu foco de atención.