Foto: Tomada de Internet
"Si no hubiera tenido este accidente, el tumor hubiera crecido sin dar síntomas por mucho tiempo"

¿Hay accidentes que salvan vidas? Drew Gunby piensa que sí.

Para el joven de Texas haber sufrido un accidente en automóvil le significó la oportunidad de tratar a tiempo un tumor cerebral maligno.

Drew salió disparado del asiento trasero de una camioneta hacia el frente en un percance vial cuando tenía 15 años. Fue llevado a urgencias para recibir puntadas en la barbilla por las heridas y los cuidados pertinentes.

"Fue el peor dolor de mi vida, mi barbilla me ardía", contó Gunby, ahora de 21 años, en YouTube.

"Después de cinco minutos en el camino el conductor perdió el control de su carro y comenzó a ir de derecha a izquierda, a poco más de 80 km/h. Se estrelló en una barda y yo volé desde la parte de atrás hasta los asientos delanteros", recordó.

"El parabrisas se destruyó por completo al igual que el carro. Me corté la barbilla y me llevaron al hospital para recibir puntadas. Fui el único de los pasajeros que necesitó atención médica", agregó.

Después de que las enfermeras le dieron puntadas, se le practicó una tomografía para descartar daños internos, pero lo que descubrieron fue un tumor de 5,5 cm en el cerebro que tenía al menos dos años ahí.

Gracias al "golpe de suerte" de Gunby, los médicos pudieron retirarle el tumor sin contratiempos, para que hiciera su vida normalmente.

"Si no hubiera tenido este accidente, el tumor hubiera crecido sin dar síntomas por mucho tiempo", expresó.

Te puede interesar

"Es algo que aún estoy procesando mental y emocionalmente hasta este día. Desde ese día no doy nada por sentado".

Los tumores cerebrales son catalogados del grado 1 al 4. El 1 y 2 no son cancerígenos y crecen lentamente. Entre el 3 y 4 son malignos, crecen más rápido y son difíciles de tratar.

Los tumores crecen sin síntomas primarios y se extienden por el cerebro.

Algunos de los síntomas son dolores de cabeza, convulsiones, malestar y vómitos, problemas de memoria o cambios de personalidad, debilidad, problemas de visión y para articular frases.

Los tratamientos para combatirlos incluyen cirugía, quimioterapia, radioterapia, aunque algunas veces pueden regresar.

El índice de supervivencia en tumores malignos es de cerca del 15% después del diagnóstico de acuerdo al Instituto de Investigación del Cáncer en Reino Unido.

El 30 de enero Drew "conmemoró" el sexto aniversario de la cirugía que lo liberó del cáncer.

"He completado varias metas personales y me ha cambiado toda mi perspectiva en cómo miro la vida", escribió en su cuenta de Facebook.

"¡Qué se joda el cáncer!", concluyó.