A lo largo de la dolorida historia de México nos hemos encontrado con gobernantes corruptos, frívolos, inútiles, golpistas, dictatoriales, depredadores, anacrónicos, suicidas, traidores, colaboracionistas, vende patrias, ignorantes y alevosos, al igual que asesinos, pero nunca nos habíamos topado con un Presidente cruel, poseído de una alarmante insensibilidad con la que conmociona a la nación.

AMLO no se conduele ni se enfurece al conocer que 10 mujeres mexicanas son asesinadas cada día. No solo no promueve iniciativas legales para imponer sanciones draconianas a delincuentes que atenten contra la integridad física o la vida de nuestras mujeres, ¡no!: en su inadmisible crueldad todavía rechaza la creación de una fiscalía especializada en machismo criminal. Los feminicidios serán, por lo pronto, el Ayotzinapa de López Obrador...

¿Más evidencias de su crueldad? Cuando conocimos el incremento de los atentados cometidos contra niñas, estudiantes o mujeres, en general, AMLO tampoco se conmovió, sino que canceló el presupuesto para los “Refugios de Mujeres Golpeadas” para sepultarlas en total desamparo. Por si fuera poco, cerró las puertas de 9 mil estancias infantiles que atendían a 350 mil  menores y, para rematar, declaró “no tener problemas de conciencia” por haber “mandado al diablo instituciones” como el Seguro popular y Prospera, entre otras tantas más.

¿Más...? ¡Sí! El jefe de la nación, así con minúsculas, dispuso la desaparición de la Fundación de Cáncer de Mama, la FUCAM, que proporcionaba tratamientos oncológicos a 11 mil mujeres de extracción humilde, víctimas de esa terrible dolencia. Las enfermas de dicho padecimiento serán “tratadas” en varios institutos públicos de salud, los cuales han sufrido recortes presupuestales al extremo de carecer de jeringas, hilos para suturar o aspirinas, o en algunos casos contados, hasta de camas para poder atender dignamente a los pacientes, sin tener que ver por ellos, tirados en el piso de los nosocomios. Los padres de niños enfermos de cáncer, entre otros ciudadanos más, acumulan un justificado odio que habrá de reflejarse en las urnas.

La crueldad de AMLO también se comprueba al aducir que “los feminicidios no causan malestar social”; que “México es un país feliz, muy feliz”, a pesar de los 36 mil mexicanos asesinados el año pasado, sin olvidar que el hampa ya domina y aterroriza a la ciudadanía en más de la mitad del territorio nacional, cuando había declarado que era “muy fácil gobernar” y que “acabaría con la violencia y con la delincuencia en 6 meses...”.

La 4T importará medicinas baratas, no avaladas por la Organización Mundial de la Salud, con el propósito de destinar más recursos a la compra de votos en el 2021. El ensañamiento del Presidente en contra de quienes menos tienen se evidencia por la ausencia del más elemental principio de compasión, imprescindible en un gobierno izquierda y en un pretendido líder cristiano...

¿Más atrocidades? Desaparecer o recortar recursos a 20 programas sociales de apoyo a las mujeres, disminuir en casi 2 mil  millones pesos los planes para la protección de derechos humanos, atención a víctimas del delito, prevención de la discriminación, sin olvidar los apoyos al empleo y la eliminación al 100 por ciento del presupuesto para la Inclusión y la Equidad Educativa de Género relativo a grupos vulnerables. ¡Qué profundo daño psicológico padecerá AMLO que atenta en contra de las mujeres, cuando sin ellas no somos nada!

Si el PRI instaló la “Dictadura perfecta”, AMLO fundó la “Dictadura Maldita”. Un gobierno que no impone normas severísimas para proteger a las mujeres y que menosprecia una justificada explosión femenina imposible de manipular desde Palacio Nacional, pagará la detonación misógina en las urnas. Ellas dominan el 53 por ciento del Padrón Electoral y, por ende, son las dueñas del futuro de México. Su poder avasallador y masivo hará imposible la comisión exitosa de un fraude electoral, controle o no Morena al INE, por un lado, y, por el otro, el 80 por ciento de las compras del hogar las hace una mujer. ¡Cuidado con las principales consumidoras del País...!